Los 2 metros y 15 centímetros de altura de Pau Gasol le están costando a los sastres españoles más de un dolor de cabeza.

El pívot los Lakers de Los Angeles reconoció que todavía está a la espera de que el Comité Olímpico Español le facilite el traje que lucirá el viernes como abanderado de la delegación española en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Londres.

"Estamos procurando que la chaqueta y la camisa me vayan bien", dijo Gasol el jueves. "Y los zapatos que aún no me han llegado tampoco".

"Así que está en el aire, pero esperemos que lleguen", bromeó.

Gasol, de 32 años, fue elegido abanderado de España en sustitución del lesionado tenista Rafael Nadal. El jugador, estrella indiscutible del equipo de básquetbol español, admitió que será un momento emocionante.

"Cuando estemos en movimiento hacia el estadio, dando esos últimos pasos, supongo que la emoción y quizá los nervios aumentarán mucho", afirmó.

Londres son los terceros Juegos Olímpicos para Gasol, que participó en Atenas 2004 y logró la plata en Beijing 2008 tras perder en la final contra Estados Unidos.

España parte otra vez entre las favoritas en la lucha por las medallas.