La directora general de la UNESCO, Irina Bokova, pidió hoy protección para el patrimonio cultural sirio en general y para la ciudad de Alepo (norte) en particular.

"La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) está particularmente preocupada por la información sobre los intensos combates que están teniendo lugar en Alepo, cuya ciudad vieja es un sitio del patrimonio mundial", señaló Bokova en un comunicado.

En el mismo recordó que la ciudad está estratégicamente situada en la encrucijada de varias rutas comerciales históricas que unían Oriente a Occidente y que el municipio ha "conservado un patrimonio monumental muy importante, reflejo de las sucesivas dominaciones de hititas, asirios, griegos, romanos, omayas, ayubís, mongoles, mamelucos y otomanos".

"Debido a la volatilidad de la situación, hasta el momento no ha sido posible evaluar los daños sufridos en Alepo ni en otros sitios del patrimonio mundial de Siria, entre ellos el Crac de los Caballeros, Palmira, los pueblos antiguos del norte de Siria y Damasco", precisó la UNESCO.

Otro de los asuntos que inquietan a esa agencia de la ONU es el riesgo de robo y pillaje de bienes culturales que propicia el clima de violencia, lo que ha llevado a la UNESCO a trabajar en cooperación con Interpol y otros organismos internacionales, recuerda el comunicado.

La ciudad vieja de Alepo está inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial desde 1986.