La petrolera española Repsol obtuvo durante el primer semestre del año un beneficio neto de 1.036 millones de euros (unos 1.258 millones de dólares), el 22,9 % menos que en el mismo periodo de 2011, según informó hoy la empresa.

Esta reducción se quedaría en el 14,6 % si se dejara fuera la actividad de la que fuera su filial en Argentina YPF, expropiada por el Gobierno de este país sudamericano en abril en una decisión que el grupo petrolero español considera "discriminatoria" y contra la que ha iniciado acciones legales.

Así lo informó el grupo en un comunicado, después de enviar una notificación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) con sus resultados semestrales, en la que detalló que, sin YPF, el beneficio neto habría ascendido a 903 millones de euros.

Asimismo, la compañía explicó que, si se descuenta el efecto de inventario, habría ganado 894 millones de euros, el 3 % más que en los primeros seis meses de 2011.

Repsol precisó que la comparación del valor de los inventarios de hidrocarburos que la compañía almacena redujo el resultado operativo en 328 millones de euros.

Su resultado de explotación se situó en 1.966 millones de euros, el 6,8 % menos, mientras que su ebitda subió el 7,83 % hasta los 3.331 millones de euros, siempre sin tener en cuenta a YPF.

Repsol calificó de "ilícita y discriminatoria" la expropiación del 51 % de YPF por parte del Gobierno de Argentina. En este sentido, concretó que ya ha iniciado acciones legales contra esta decisión.

La deuda financiera neta de Repsol, excluyendo Gas Natural Fenosa, era a 30 de junio de 5.170 millones de euros, 996 millones más que en el primer trimestre de 2012, lo que se debe, según la empresa, a los préstamos de los Petersen, con un impacto de 1.389 millones.

Por áreas, Repsol obtuvo un resultado de explotación en la división de exploración y producción (upstream) de 1.144 millones de euros, el 41,9 % más, debido a la mayor producción en Libia (el triple que en 2011) y a la actividad en Bolivia.

Los precios de la cesta de crudos de Repsol aumentaron el 8 %, lo que tuvo un efecto positivo en las cuentas de 164 millones de euros, mientras que la producción de hidrocarburos de Repsol en el semestre creció el 3,8 % hasta los 321.665 barriles equivalentes de petróleo al día.

En lo que respecta al área de downstream (refino y marketing, química y GLP), se vio afectada por el mencionado efecto de los inventarios, así como por la crisis económica; ambos elementos provocaron una caída del 62,8 % en el resultado de explotación de esta división, hasta situarse en 277 millones de euros.

El margen de refino del grupo se incrementó en un 85,7 %, lo que, según la compañía, demuestra su "fortaleza" tras las ampliaciones y mejoras de las refinerías españolas de Cartagena y Bilbao.

Repsol se refirió en la nota a su nuevo plan estratégico, presentado a finales de mayo, que prevé inversiones de 19.100 millones de euros hasta 2016.

La compañía ya ha realizado en lo que va de año desinversiones por valor de 1.850 millones de euros, entre ellas, la venta de Repsol Butano Chile por 540 millones de dólares (unos 444,5 millones de euros al cambio actual).

Además, apuntó que el 63,64 % de los titulares de derechos de asignación de acciones dentro del plan de "dividendo flexible" optaron por recibir nuevas acciones de la empresa.