El joven líder norcoreano recorre un nuevo parque de diversiones con su hermosa esposa tomada del brazo mientras sonríe y saluda a multitudes que lo vitorean... ¿Es una imagen de felicidad doméstica, o una presentación que busca mostrar a Kim Jong Un como un líder amistoso y moderno?

Fue una aparición cuidadosamente preparada y estudiada en Corea del Norte para mostrar que el mandatario es un líder moderno y afable parecido a otros jefes de estado. Aportó además un marcado contraste con su padre, Kim Jong Il, quien protegió estrictamente su vida privada durante sus 17 años de gobierno.

El matrimonio de Kim Jong Un fue confirmado por la televisión estatal en una información difundida el miércoles sobre la inauguración del parque de atracciones, aunque casi como si fuera una noticia secundaria.

"Mientras resonaba una canción de bienvenida, el querido y respetado mariscal Kim Jong Un, comandante supremo de nuestro partido y pueblo, apareció en la ceremonia de inauguración junto con su esposa, la camarada Ri Sol Ju".

Con esa breve descripción, el gobierno norcoreano indicó al mundo que la misteriosa mujer vista últimamente junto a Kim es su esposa. No se difundieron más detalles, aunque la prensa surcoreana dijo que que es una ex cantante e integrante de un equipo de porristas y que se casaron en el 2009.

Los analistas consideran que la información de su matrimonio tiene como fin indicar que el joven gobernante Kim es maduro y estable, alguien con quien el pueblo puede identificarse pese a que sólo cuenta con siete meses de experiencia en la conducción del país después de que su padre falleció en diciembre.

El hecho de que esté casado podría apaciguar los temores entre la gente de Kim y los mandos militares que le sirven "en torno a la cuestión de su juventud", dijo Daniel Pinkston, analista en Seúl de la firma International Crisis Group.

Ayuda además a los norcoreanos ordinarios a comprender que el nuevo gobernante en una persona normal, no un excéntrico, dijo el analista político Ahn Chan-il.

Ri apareció sonriente cuando hablaba con su esposo, su brazo debajo del de él y rodeados por mandos militares y funcionarios del partido en el parque. En otra foto difundida por la Agencia Noticiosa de Corea del Norte, de corte estatal, la mujer tomaba del brazo al líder mientras éste saludaba con el otro a un grupo de personas en traje de baño.

Esas manifestaciones públicas de afecto no son inusuales entre los norcoreanos, pero son un gran cambio para la familia gobernante y un acontecimiento "sorprendente" en un país como Corea del Norte, en el que las primeras damas suelen ser mantenidas fuera de la vista de los reporteros, dijo el profesor Lee Woo-young, de la cátedra de estudios norcoreanos de la Universidad de Seúl.