Los entrenadores de natación se han quejado del excesivo calor dentro del Centro Acuático.

La inesperada ola de calor que ha atenazado a Londres esta semana ha provocado una sensación de sauna dentro de las instalaciones, con temperaturas por encima de los 30 grados (85 F)

En la reunión de entrenadores el jueves, los organizadores anunciaron que trataban de ajustar el aire acondicionado para que las temperaturas en la piscina desciendan a los 27 grados (80 F).

"Tienen un problema con el equipo de control", dijo el director ejecutivo de la Federación Internacional de Natación, Cornel Marculescu, a The Associated Press. "También puede ser un problema para los aficionados y periodistas. El comité organizador realizó una competencia de ensayo en marzo, pero la verdad es que no se esperaban esta clase de calor".

El técnico de Canadá Pierre Lafontaine estuvo entre los entrenadores que expresaron su inquietud por el calor durante la reunión, al advertir que sus nadadores se han visto afectados.