La gimnasta brasileña Adrian Gomes lloró al descubrir el jueves que una lesión en la espalda la dejó fuera del equipo que disputará los Juegos Olímpicos de Londres.

Con lentes oscuros para ocultar las lágrimas, la atleta de 22 años admitió a periodistas que no podría completar su sueño olímpico por un tirón en la parte baja de la espalda.

"Es un sentimiento de mucha tristeza porque hice de todo para estar dentro del grupo, pero al mismo tiempo tengo que aceptarlo porque si entreno más podría ocurrir algo peor", declaró Gomes en la villa de atletas en Londres.

La gimnasta había sentido problemas de espalda los últimos días, pero su situación se agravó la noche del miércoles, al punto que tuvo dificultades para dormir.

El médico del Comité Olímpico Brasileño, José Padilha, comentó que Gomes se encuentra "clínicamente bien", pero que sería riesgoso someterla al impacto de las competencias, por lo que fue sustituida por Harumi de Freitas, que tiene previsto llegar viernes a Londres.

"Ella venía entrenando a una intensidad muy alta. Antes de una olimpiada los atletas dan todo lo que pueden incluso en fase de entrenamiento. Ella (Gomes) sufrió una lesión por estrés en la vértebra lumbar", señaló el médico.

Previamente, la selección brasileña de gimnasia había sufrido la baja de Lais Souza, quien se fracturó una mano la semana pasada mientras entrenaba en las barras paralelas en la ciudad inglesa de Ipswich, donde el equipo realizó su fase de aclimatación.

"Esta es la conferencia de prensa más triste de mi vida. Le deseo mucha suerte a Harumi, y quería decirle que creemos en ella y que ella va a representar bien a Brasil", dijo Gomes ahogando el llanto.