El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, y los partidos políticos continúan hoy el diálogo, que se inició el martes pasado, para buscarle una salida a la crisis institucional que tiene enfrentados al Legislativo y Judicial por la inhabilitación de una veintena de magistrados.

"Funes y una veintena de altos dirigentes de los seis partidos políticos con representación en la Asamblea Legislativa iniciaron esta mañana en Casa Presidencial la segunda reunión para continuar discutiendo una salida al conflicto entre este órgano del Estado y la Corte Suprema de Justicia (CSJ)", informó la Presidencia a través de un comunicado.

En la reunión privada participan las cúpulas del partido gobernante, Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), y de la opositora Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).

Asimismo, los líderes de los partidos minoritarios Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), Concertación Nacional (CN), Cambio Democrático (CD) y el Partido de la Esperanza (PES).

El conflicto se inició el 5 de junio pasado cuando la Sala de lo Constitucional de la CSJ anuló las elecciones de magistrados hechas por el Parlamento en 2006 y el 24 de abril de este año, y ordenó hacerlas de nuevo.

El martes, durante la primera reunión, los partidos se comprometieron a través de un acta conjunta a encontrar en un corto plazo una solución política a la crisis institucional.

También señalaron que los "principios que orientarán" el diálogo son "el acatamiento de los fallos de la CSJ adoptados sobre la base del estricto respeto al texto de la Constitución, el respeto a la separación" de poderes "y el reconocimiento de que el único mecanismo para modificar la Constitución (...) es el previsto" en ella misma.

La Constitución de El Salvador no detalla en qué períodos la Asamblea Legislativa debe elegir a los magistrados, pero la Sala argumentó que una misma legislatura no puede hacerlo más de una vez, como ocurrió en 2006 y en abril pasado, y ordenó que la nueva legislatura, que asumió el 1 de mayo, celebrara de nuevo el proceso.

En el documento oficial, además el Gobierno y los partidos manifestaron su preocupación ante la posibilidad de que la crisis afecte la ayuda internacional que recibe El Salvador, como han advertido senadores de Estados Unidos.

El FMLN, GANA, CN y PES desconocieron las anulaciones de la Sala por lo que acudieron a la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ), que el 21 de junio pasado resolvió suspender las resoluciones del Supremo en tanto emite una decisión definitiva, decisión que ha sido desconocida por la CSJ.

La Corte Suprema está integrada por 15 magistrados, los cuales son renovados cada tres años en grupos de cinco y así cumplen períodos escalonados de nueve años.

Como producto del conflicto entre el Legislativo y Judicial, El Salvador tiene desde hace más de una semana dos cortes supremas, una integrada por los magistrados cuyas elecciones fueron anuladas y la otra por la Sala de lo Constitucional ampliada con varios suplentes.