La empresa contratista responsable por buena parte de la seguridad durante los Juegos Olímpicos informó que recluta diariamente a cientos de trabajadores más.

Así, habría pronto un cambio de guardia en el Parque Olímpico.

La compañía de seguridad G4S ha recibido una andanada de críticas por no tener listo al personal de seguridad suficiente para los juegos. Esa falla obligó a que las fuerzas militares británicas emplazaran a más de 1.200 soldados esta semana y a otros 3.500 en la anterior.

El portavoz de G4S, Adam Mynott, dijo el jueves que muchos trabajadores habían aprobado finalmente el proceso de acreditación o habían completado su entrenamiento. Confió en reemplazar a la postre al personal militar adicional que debió apostarse.

Algunos legisladores británicos han exigido que G4S pague los costos que significó el emplazamiento de los soldados adicionales.