El plátano ya se comía hace 4.000 años en zonas donde este fruto no era natural ni se cultivaba entonces, según los trabajos de un grupo de investigadores liderado por Marco Madella, arqueólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en Barcelona.

El hallazgo, hecho en unas excavaciones en Gujarat, en la periferia del valle del Indo, en la India, replantea aspectos sobre las relaciones sociales de aquellas comunidades, y sobre el conocimiento de la dieta de las antiguas civilizaciones, según ha informado el CSIC en un comunicado.

La investigación es parte de la tesis doctoral de Juan José García-Granero, que se ha publicado en la revista 'Science', tras presentarse este hallazgo hace unos días en un encuentro en París de la European Association for South Asian Archaeology and Art.

En las excavaciones se han encontrado evidencias de que en esos asentamientos se debió utilizar plátano, como planta o como fruto, a pesar de que no se empezó a cultivar en esa zona hasta el final de la Edad Media, y de que la zona más cercana dónde hay plátanos silvestres está al menos a 1.500 kilómetros de distancia, al otro lado del continente índico, al sur de Calcuta.

Según las mismas fuentes, lo más probable es que hubiera comunicación con poblaciones del Este, que están muy lejanas, lo que habría permitido la llegada del plátano por comercio o intercambio,

Hasta ahora se asumía que la alimentación de la civilización del Indo se basaba en el trigo, la cebada, mijo y algunas legumbres, pero la inesperada presencia del plátano en esa zona da nueva luz sobre esta civilización.

Los investigadores hallaron hojas de plátanos en otro asentamiento en Haryana gracias al análisis de fitolitos, que son restos de plantas en forma de silice opalina, y de restos de almidón.

La investigación, que se enmarca en los proyectos SimulPast y North Gujarat Archaeological Project en colaboración con la MS University of Baroda (India), aportará nueva luz sobre la civilización del Indo, su estructura social, su cultura y su dieta, en la que está el origen de los ingredientes fundamentales de la cocina asiática actual.