Cuatro personas, incluido un alto mando de la policía local, murieron hoy por la explosión de una bomba caminera al paso del vehículo en el que viajaban en el norte de Afganistán, informó una fuente oficial a la agencia afgana AIP.

El ataque tuvo lugar en el distrito de Chahar Dara, en la provincia septentrional de Kunduz, y se cobró la vida del comandante de la policía de Pacha Gul, de un hijo suyo y de dos de sus guardaespaldas.

En declaraciones a AIP, el portavoz talibán Zabiulá Muyahid confirmó que el objetivo de la acción era el vehículo de las fuerzas de seguridad atacado y situó el número de fallecidos en cinco.

Las bombas camineras son uno de los recursos más utilizados por los talibanes en su lucha por derrocar al Gobierno afgano y forzar la salida de las tropas de la OTAN de Afganistán para volver a instaurar un régimen fundamentalista islámico en el país.