China ha impuesto a Chen Kegui, sobrino del disidente ciego Chen Guangcheng y acusado de intento de homicidio, a dos abogados elegidos por las autoridades y ha rechazado a los letrados que habían contratado sus familiares para que se encargaran de su caso, denuncia hoy Human Rights in China.

Chen está acusado de supuesto intento de homicidio tras herir -en defensa propia, según familiares- a un agente de policía cuando las fuerzas de seguridad irrumpieron en su vivienda, a finales de abril, la noche en la que su tío Chen Guangcheng, que residía en una casa cercana, se escapó del arresto domiciliario ilegal.

En una carta difundida hoy por Human Rights in China (HRI), los padres de Chen Kegui, Chen Guangfu y Ren Zongju, y su esposa, Liu Fang, denuncian que la imposición de los nuevos abogados por parte de las autoridades de la comarca de Yinan, provincia de Shandong (este), no tiene "ninguna base legal" cuando ellos "por derecho" ya habían escogido quién se encargará de su defensa.

"De acuerdo a la Ley de Procedimiento Criminal, los familiares cercanos al sospechoso o acusado tienen el derecho a elegir abogados en su nombre", señalan en el citado documento, traducido por HRI.

Según relatan, cuando los abogados escogidos por ellos, Si Weijiang y Ding Xikui, pidieron ver al acusado, detenido desde que ocurrió el incidente, las autoridades de la comarca de Yinan les comunicaron que ya le habían adjudicado dos letrados, Song Kuiyuan y Wang Haiyun.

Los familiares alertan de que Song y Wang pertenecen a las mismos despachos de los que salieron los letrados -también impuestos- que defendieron al disidente ciego Chen Guangcheng, tío de Chen Kegui, en su juicio en 2006, en el que fue sentenciado a 4 años y 3 meses de prisión por "dañar la propiedad pública" y "reunir a las masas para perturbar el tráfico".

"El comportamiento de los abogados de Chen Guangcheng fue infame. Ellos fracasaron completamente en defender los derechos de Chen durante el juicio, y no hicieron ningún esfuerzo en esconder su complicidad en todas las violaciones que se produjeron en el transcurso del juicio", critican en el escrito.

Los abogados elegidos por la familia, Ding Xikui y Si Weijiang, confirmaron a Efe por vía telefónica que las autoridades les habían instado oficialmente a abandonar el caso y defendieron que es una decisión que va "contra la legalidad".

Ding y Si opinaron que el resultado del juicio contra Chen será "peor" para el acusado con la defensa adjudicada por el régimen comunista, si bien ambos descartaron que vaya a tener que afrontar una pena de muerte.

"No será tan grave, porque la herida que le produjo al policía fue superficial", explicó Ding a Efe, mientras que Si añadió que, además, "se puede demostrar que fue en defensa propia".

Desde que Chen Guangcheng protagonizó el último gran conflicto diplomático entre EEUU y China con su escapada y su posterior marcha a EEUU junto a su mujer y sus hijos, el resto de sus familiares continúan en China sometidos a fuertes presiones por parte del Gobierno, denuncian organizaciones de derechos humanos.

Es el caso del control que sufren en su casa de Shandong (este), que consiguió eludir hace unos tres meses el padre de Chen Kegui, Chen Guangfu, para encontrarse con el abogado Ding Xikui en Pekín y pedirle ayuda a su hijo, que hoy, aunque a través de una carta, sigue reclamando.