Un camión cargado de explosivos estalló el jueves en un mercado abarrotado de personas en el noroeste de Pakistán y dejó 11 muertos, informó un funcionario del gobierno.

El estallido, en el pueblo de Salarzai, en la zona tribal de Bajur cerca de la frontera afgana, también dejó más de dos decenas de heridos, algunos de ellos de gravedad, informó Jehangir Azam, un administrador del gobierno local.

No quedó claro de inmediato si se trató de un atentado suicida o si los explosivos fueron detonados por control remoto, dijo Azam.

El dueño de una tienda que resultó herido en el ataque, Sher Mohammed, estaba sentado en su tienda cuando vio que una camioneta entró al bazar. Minutos después escuchó una explosión enorme.

"Algo me hirió en el brazo, el pecho y la pierna, y me sentí mal", dijo Mohammed. "Cuando abrí los ojos, estaba en esta cama de hospital".

Mohammed maldijo a los atacantes, diciendo: "No sé por qué nos atacan".

Ningún grupo se atribuyó la responsabilidad del ataque, pero los talibanes paquistaníes tienen una presencia fuerte en Bajur. Sin embargo, el portavoz del grupo, Ahsanula Ahsan, negó que hayan sido los responsables del atentado. A menudo el grupo niega su implicación en atentados con bajas civiles importantes.

La bomba también provocó daños a varios vehículos y establecimientos del mercado. Las autoridades de rescate buscaban víctimas atrapadas entre los escombros.

El ejército ha realizado varias incursiones contra los insurgentes en Bajur, pero éstos han continuado con los ataques.

___

Los periodistas de The Associated Press Riaz Khan en Peshawar, Pakistán, y Matiullah Achakzai en Chaman, Pakistán, contribuyeron a este despacho.