El piloto de Moto GP Álvaro Bautista (Honda RC213V) mostró su intención de "recuperar el ritmo y las sensaciones que tenía antes de Mugello", donde tuvo un difícil fin de semana, de cara a la prueba que se va a disputar este fin de semana en Laguna Seca (California, Estados Unidos).

Bautista confió en que la cita en tierras americanas no se asemeje a la vivida durante el último Gran Premio de Mugello donde, en nota de prensa de su equipo, San Carlo Honda Gresini, "estaba desesperado por hacer una buena carrera por ser en casa del equipo".

"Especialmente, añadió, con nuestra vuelta al color blanco, pero por desgracia tuvimos muchos problemas con el neumático duro, lo que nos impidió encontrar una puesta a punto que nos gustase".

Tras la mala experiencia el ánimo retornó al piloto talaverano al día siguiente con un día positivo de pruebas sobre el propio trazado italiano, donde con neumáticos blancos completó 49 vueltas a un ritmo impresionante.

"Desde mi regreso a casa he estado trabajando duro en mi estado físico y fui a Albacete para ver la carrera del campeonato español. Ahora quiero volver a reencontrarme con el ritmo y con las sensaciones de mi moto que tenía antes de Mugello", explicó.

Bautista confía en "tener un normal fin de semana" para poder maximizar su potencial y "ser tan competitivos como en las últimas carreras".

Respecto al trazado norteamericano, Bautista aseveró que "Laguna Seca es un circuito difícil, con cambios de elevación y esquinas ciegas donde uno tiene que anticipar el punto de entrada a fin de obtener la mejor línea".

"Es importante tener una buena puesta a punto en la moto, de otro modo el trabajo en la pista se hace mucho más difícil", agregó el talaverano, quien resaltó que "el ambiente maravilloso y único" que crean los seguidores americanos: "es fantástico", concluyó.