Todavía dolido en el orgullo por el trato que recibió de los Bucks de Milwaukee, el alero argentino Carlos Delfino espera quitarse ese mal sabor de boca con una buena actuación en los Juegos Olímpicos de Londres.

Delfino entrenó en Londres por primera vez junto con el resto del seleccionado argentino que afina los últimos detalles antes de su presentación.

"Estamos optimizando el tiempo, tratando de sacarle el máximo fruto a esto", dijo Delfino al finalizar el entrenamiento. "El equipo funcionó mejor después del partido (amistoso) ante Estados Unidos y venimos con muchas ganas y mentalidad".

Argentina es el actual medallista de bronce y busca un tercer podio en fila porque en Atenas 2004 fueron los monarcas olímpicos con la misma base de ahora, incluyendo a Delfino.

"Después de los últimos dos torneos olímpicos hay que asumirnos como favoritos, pero no sólo eso, hay que mantener el hambre que tenemos desde hace una década", agregó Delfino.

Argentina debuta el domingo ante Lituania, ambos enclavados en el Grupo A junto con Túnez, Estados Unidos y Nigeria.

"Queremos hacerlo bien, lo importante en estos torneos siempre será iniciar con el pie derecho", agregó Delfino. "El equipo viene bien, estamos trabajando duro y esperemos estar con las pilas bien puestas para el arranque porque sabemos que todos los partidos vana ser como una final, el torneo tiene mucha calidad".

Para poder retar a los favoritos estadounidenses y lograr ese tercer podio en fila, Argentina va a necesitar el aporte de Delfino, un jugador clave porque puede desempeñarse en varias posiciones y es un sólido defensor.

El problema es que el alero no está todavía en óptimas condiciones.

"Me preocupa el no estar al 100%. A mí me gusta jugar mucho y rendir el máximo, pero ahora pienso hacer rendir el tiempo que me toque en cancha sea poco o mucho", añadió Delfino. "No quiero ser sólo un espectador, quiero ayudar y aportar al equipo".

Delfino, quien en su carrera en NBA también ha militado con Detroit y Toronto, es un agente libre que aún no encuentra equipo y quizá Londres sea la vitrina que necesita para conseguirlo.

"No me apura (no tener equipo), para nada, quiero estar seguro y tomar una buena decisión, quiero ir a un lugar donde esté cómodo y pueda ser útil para hacer lo que más me gusta", añadió Delfino, quien lamentó el trato que le dieron los Bucks.

"Me dolió que la lesión se agravó justamente por volver antes y que después llegue la agencia libre y te digan que estás roto. Es algo que duele, pero estoy entero y jugando al básquetbol y algo va a salir", concluyó Delfino.

Argentina tomará un día libre el viernes y un día después reanuda entrenamientos antes de su presentación en Londres 2012.