Con el fin de tener una mayor transparencia, la CONCACAF creó una comisión de ética que evaluará la forma en que se maneja el organismo para garantizar la buena administración y eliminar los gastos innecesarios, afirmó el nuevo secretario general del organismo.

El colombiano Enrique Sanz, quien asumió el puesto oficialmente el miércoles, indicó además que se están creando comisiones de trabajo que permitan obtener la mayor cantidad de ingresos posibles para poder invertirlos en el deporte.

El dirigente 38 años sucede al estadounidense Chuck Blazer, quien renunció al cargo en enero en medio de polémicas por sus gastos extravagantes.

"Es una oportunidad de reorganizar absolutamente todos los procesos de la CONCACAF y evaluar los que están siendo bien hechos y mirar si hay formas de mejorar", indicó Sanz, quien cuenta con 15 años de experiencia en el fútbol y se desempeñaba como vicepresidente de la compañía de mercadotecnia de fútbol Traffic Sports USA.

Explicó que la idea es que no se hable de dirigentes corruptos sino de clubes, selecciones, jugadores, torneos, goles y campeones.

"Queremos volver a sacar los triunfos de las categorías base como las sub17 y sub20, preolímpicas o las selecciones que clasifican al mundial. Eso es la parte que hay que volver a poner en los periódicos. Sacar lo que ha pasado y enfocarnos en el desarrollo del fútbol en la región", apuntó.

La CONCACAF ha estado en el ojo del huracán de los escándalos de corrupción de la FIFA. El trinitario Jack Warner renunció el año pasado a la presidencia del organismo tras ser acusado de participar en un escándalo de sobornos como parte de la campaña presidencial Mohammed Bin Hammam.

"Los hechos que pasaron en el último año dejaron a una organización, no sin cabeza, pero si, sin un norte muy claro. Pero los procesos para mejorar se están haciendo. Tuvimos elecciones hace dos meses en las que se eligió un nuevo presidente (Jeffrey Webb), está el comité ejecutivo y me acaban de elegir a mí como secretario general. La gente que está hoy en la CONCACAF es buena y los torneos funcionan. Todo está entregándose y no se puede decir que los torneos no se hicieron o que se paró el desarrollo del fútbol", dijo Sanz.

Por otra parte, indicó que otro de sus objetivos es eliminar las restricciones para aquellos que participen en torneos de otras regiones y que no se vuelva a presentar el caso de la pasada Copa América en Argentina, el la que la CONCACAF obligó a México a acudir con un plantel "B'', para que le diera prioridad a su torneo Copa de Oro. México perdió todos sus partidos y se convirtió en blanco de críticas por acudir con un equipo alternativo.

"Hay que mirar fechas, qué jugadores estarían disponibles para cada torneo. Hay muchos temas que negociar, pero no podemos poner restricciones como la de México para jugar otro torneo. Si México o cualquier equipo va fuerte a una Copa América y la gana, es un gran triunfo para la CONCACAF", indicó.

Indicó que hablará con las federaciones de la región para ver cuál está interesada y tiene la infraestructura necesaria para presentar una candidatura para el Mundial de 2026.

Además, dijo que dirigirá las conversaciones entre la CONCACAF y la Conmebol para realizar la Copa Centenario, un torneo para conmemorar los 100 años del organismo sudamericano, y que sería en 2016 con la participación de selecciones de Sudamérica y la CONCACAF.

"La idea es que sea un campeonato adicional a La Copa América de Chile 2015. Aún se está en conversaciones y no se tiene definido en dónde y cuándo se realizaría o quiénes participarían. Sería un torneo oficial FIFA, por lo que todos los equipos tendrían que acudir con sus figuras", puntualizó.