Decenas de salvadoreños exigieron hoy a la estadounidense Walmart cumplir con los acuerdos "mínimos" de protección ambiental en la construcción de su nuevo supermercado en El Salvador, debido a que estará en una zona "altamente vulnerable".

El nuevo supermercado de la mayor cadena minorista del mundo funcionará en el municipio de Mejicanos, en el departamento de San Salvador.

El centro de Mejicanos será el tercero en operar en este país centroamericano bajo la marca Walmart, aunque aún necesita el aval de la Oficina de Planificación del Área Metropolitana de San Salvador (OPAMSS) para su construcción.

"El Gobierno ha declarado esta zona altamente vulnerable y esta construcción, que abarca aproximadamente 26.000 metros cuadrados según el estudio de impacto ambiental, es (de) un impacto enorme dado que las aguas (de las) lluvias ya no van encontrar como drenarse naturalmente", dijo a Efe Alejandro Aragón, activista ambiental que participó en la protesta.

Señaló que en reiteradas ocasiones pidieron al Gobierno no conceder los permisos para la construcción, debido a los "daños severos" que puede ocasionar a las comunidades aledañas.

Sin embargo, "ahora que sorpresivamente se los están otorgando no nos queda menos" que pedirle a "la empresa que cumpla con los acuerdos mínimos ambientales que negoció con la municipalidad anterior".

Los habitantes de la zona donde se va construir el nuevo supermercado exigen que se construyan pozos de infiltración de agua, para proteger los mantos acuíferos y el subsuelo.

También que se siembren árboles en las zonas de protección y que se construyan pozos de captación de aguas para hacer descargas programadas, indicó un comunicado de los activistas.

Durante un largo tiempo la gestión municipal anterior, en manos del gubernamental Frente Farabundo Marti para la Liberación Nacional (FMLN), se negó a autorizar la construcción del supermercado debido a que no recibió respuesta de Walmart respecto a las peticiones de los vecinos del lugar, agregó el boletín.

En mayo pasado la nueva administración de la alcaldía de Mejicanos, en poder de Juana Lemus de Pacas, de la opositora Alianza República Nacionalista (ARENA), aprobó la construcción del Walmart.

"Exigimos categóricamente que se aseguren las condiciones mínimas de vulnerabilidad del entorno con el cumplimiento pleno de las compensaciones de diseño de construcción, ambientales y sociales", enfatizó el documento.

En la zona donde será construido el supermercado "cada año se suscitan inundaciones debido a las descargas de aguas lluvias (...) que bajan del volcán de San Salvador", añadió.

A pesar de que hace algunos años la empresa compró las acciones de los Hiper Paiz, las Despensas de Don Juan y las Despensas Familiares en El Salvador, fue hasta el año pasado que cambió los nombres de los dos Hiper que funcionaban en el país por Walmart.