Un niño de once años no tenía pasaporte, ni boleto de avión ni pase de abordar, pero de todas formas se las arregló para viajar de Gran Bretaña a Italia.

Las autoridades del aeropuerto de Manchester y la aerolínea Jet2.com dijeron el miércoles que investigan cómo el chico pudo abordar el vuelo a Roma sin ser detectado. Fue devuelto en otro vuelo.

"Esta es una infracción inusual y grave y queremos saber qué ocurrió", dijo la secretaria de Transporte, Justine Greening.

El incidente ocurrió el martes en medio de crecientes inquietudes por la seguridad de los Juegos Olímpicos de Londres.

El niño no parecía asustado por el revuelo que causó, dijo Sarah Swayne, una pasajera en el vuelo de regreso, según relató el periódico Manchester Evening News.

"El estaba contando cómo había tratado de escaparse de la casa", dijo Swayne, según la publicación. "Parecía muy inocente, en realidad, y no creo que se hubiera dado cuenta de lo grave que era la situación".

Varios efectivos de seguridad y empleados de la aerolínea fueron suspendidos debido al incidente.

"Técnicamente no fue una infracción a la seguridad", dijo el vocero del aeropuerto Russell Craig a la BBC. "El niño no representaba ninguna amenaza al avión. Pasó por un proceso de seguridad".

Craig dijo que las imágenes del circuito cerrado de televisión aeroportuario mostraron que el muchachito se mezcló con familias que estaban en la terminal en un día de mucho movimiento.

Jet2.com dijo que el niño fue devuelto a Manchester y se reunió con su familia.