La líder opositora de Mianmar Aung San Suu Kyi usó el miércoles su primer discurso en el parlamento para instar al establecimiento de leyes que protejan los derechos de las minorías en el país.

La ganadora del Premio Nobel de la Paz y activista prodemocracia ganó su primer escaño parlamentario en las históricas elecciones en abril que fueron consideradas un paso clave en la transformación del país de una dictadura militar a una naciente democracia.

Suu Kyi se paró en su puesto en la parte trasera de la cámara del parlamento para llamar al fin de la discriminación contra minorías étnicas como parte de "la emergencia de un país genuinamente democrático".

"Basado en el espíritu de igualdad, respeto mutuo y entendimiento", dijo, "me gustaría llamar a todos los legisladores a establecer leyes necesarias y enmendar leyes para proteger los derechos de las nacionalidades étnicas".

Los comentarios de Suu Kyi se produjeron en respaldo a una moción de un legislador del partido de gobierno el estado de Shan sobre la protección de los derechos de las minorías. Se refirió a las altas tasas de pobreza en los estados de Chin, Kachin, Shan y Rakhine, e hizo notar que proteger los derechos de las minorías es más que simplemente mantener lenguajes y culturas.

"Las altas tasas de pobreza en estados étnicamente minoritarios indican que el desarrollo en esas regiones no es satisfactorio — y los conflictos étnicos no han cesado", dijo Suu Kyi durante su breve discurso.

Suu Kyi no mencionó la violencia comunal en el occidente de Mianmar entre los rakhine, que son budistas, y los rohingyas, musulmanes, que dejó 78 muertos y provocó una batida del gobierno en la región.

La parlamentaria opositora ha enfrentado raras críticas de grupos de derechos humanos por no ofrecer un mayor apoyo a los rohingya, que son considerados por la mayoría de las personas en Mianmar como inmigrantes ilegales de Bangladesh y no son uno de los grupos étnicos reconocidos en Mianmar.

La ONU dice que existen unos 800.000 rohingyas en Mianmar y los considera entre las personas más hostigadas en el mundo.