La ONU mostró hoy su preocupación por la falta de avances en los intentos por reiniciar las negociaciones directas entre israelíes y palestinos y alertó de que, mientras los contactos siguen estancados, "la situación en el terreno sigue moviéndose en la dirección equivocada".

"Los esfuerzos para reiniciar contactos directos no han llegado todavía a un punto de ruptura, pero tampoco ha habido avances y eso es cada vez más preocupante", aseguró hoy el coordinador de la ONU para Oriente Medio, Robert Serry, en el debate mensual que el Consejo de Seguridad dedica a la situación en esa región.

Serry explicó a los quince que ha habido "intercambios directos discretos" entre las partes con la intención de alcanzar un acuerdo sobre un conjunto de medidas que pudieran crear un "entorno propicio para las conversaciones y allanar el camino para contactos de alto nivel".

Sin embargo, los contactos no han sido suficientes para lograr "avances" en el proceso de paz entre israelíes y palestinos, que lleva "estancado" desde septiembre de 2010, cuando Israel se negó a ampliar el bloqueo a los asentamientos en los territorios ocupados palestinos, recordó el diplomático holandés.

Si bien reconoció que tanto el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, como el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, han "reiterado su deseo de negociar" en los últimos meses, afirmó que mientras tanto los eventos "en el terreno siguen moviéndose en la dirección equivocada".

Serry también informó sobre el "grave desafío" al que se enfrenta la ANP para mantener su solvencia, puesto que anunció a principios de año que debe 1.100 millones de dólares en préstamos a los bancos y otros 400 millones al sector privado, al tiempo que lamentó que los anuncios de nuevos asentamientos israelíes prosiguieran este mes.

"Las partes deben ahora hacer lo que les corresponde para superar los difíciles obstáculos que han admitido y tomar los pasos necesarios para entablar un entorno que propicie un compromiso serio", manifestó el coordinador de Naciones Unidas, quien dijo temer "que el tiempo se está acabando".

Mientras tanto el representante de los palestinos ante la ONU, Riyad Mansour, lamentó "no poder informar de progresos en el terreno en este momento mientras seguimos encontrándonos en una situación que se ha empeorado a todos los niveles", lo que atribuyó a la "campaña ilegal de asentamientos de Israel".

"Algunos hablan de un llamado bloque israelí, pero no hay un solo civil que no pueda entrar en Gaza hoy en día", respondió por su parte el embajador adjunto de Israel ante la ONU, Haim Waxman, quien concluyó que hay una crisis en la franja, "tanto para israelíes como palestinos, y se llama Hamás".