Eva Perón, la "abanderada de los humildes" y una de las figuras más polémicas de la política argentina, será recordada 60 años después de su muerte con homenajes y actos culturales.

Cientos de personas se acercaron desde primera hora del día al mausoleo del cementerio donde descansan los restos de María Eva Duarte, "Evita"( 1919-1952), situado en uno de los barrios más pudientes de la capital, para homenajear a la que fue segunda esposa del tres veces presidente de Argentina, Juan Domingo Perón.

Sindicalistas dejaron coronas de flores y cantaron la marcha peronista. Ancianos y jóvenes adornaron a su vez las inmediaciones del mausoleo con fotos de los distintos momentos de la vida de Evita y Perón.

Juana Marta Barro, quien dejó unas flores mientras lloraba, dijo a AP que Evita significa "todo" para ella. Recordó que cuando tenía 12 años, la entonces primera dama recorrió en tren localidades de la provincia de Tucumán, de donde ella es oriunda, para repartir ayuda entre los más humildes.

"Sacaba medio cuerpo por la ventana. Los andenes de las estaciones (estaban) completos, los puentes llenos. Al poco tiempo llegaron unos cargueros y empezaron a repartir delantales y mochilas de cuerina", dijo Barro en referencia a la ropa sintética de trabajo que recibía la población.

El acto principal para recordar a la que fue titular de la Fundación Eva Perón, desde donde realizaba su labor social durante el gobierno peronista, será encabezado en las próximas horas por la mandataria Cristina Fernández en la localidad de José C. Paz, al suroeste de Buenos Aires.

Fernández, del ala más izquierdista del Peronismo, presentó en la víspera el nuevo billete de cien pesos con el rostro de la viuda del general Perón y que reemplazará progresivamente al actual con la imagen del ex presidente Julio Roca.

Dirigentes del Peronismo, de movimientos sociales y del sindicalismo también recordarán por separado a Eva Duarte en distintas ciudades del país.

Los homenajes a la controvertida primera dama incluyeron además la reedición de obras literarias sobre su figura, como "Santa Evita", del argentino Tomás Eloy Martínez, y "Eva Perón, la biografía" de la también argentina Alicia Dujovne Ortiz.

La Biblioteca Nacional de Buenos Aires será sede de la celebración de una charla sobre la figura de Eva Duarte y la proyección de películas en donde actuó antes de ejercer como primera dama. En el predio de la biblioteca se encontraba antiguamente la mansión Alzaga Unzué, la residencia donde vivieron Perón y Evita.

Además, desde hace unos días se abrió al público en la Legislatura de Buenos Aires el despacho que ocupó la "abanderada de los humildes" cuando desempeñó su labor cotidiana al frente de la Fundación Eva Duarte entre los años 1946 y 1952.

En la misma legislatura están programadas la presentación de un libro con imágenes de Evita tomadas por quien fue uno de sus fotógrafos, Pinélides Fusco y la celebración de espectáculos musicales y de un desfile con réplicas de vestidos de los años 40 y 50.

Evita, de origen humilde, fue una acérrima defensora de las políticas sociales de Perón y en particular de los derechos de la mujer. Pero también se granjeó muchos enemigos, sobre todo en las filas conservadoras, que cuestionaban las políticas asistenciales y el crecimiento del sindicalismo bajo el ala del gobierno peronista.

El 26 de julio de 1952, el gobierno de Perón comunicó que la "jefa espiritual de la Nación" había fallecido a las 20.25 horas locales. Tenía tan solo 33 años y sufría un cáncer de útero.

En esta nota colaboró Cristian Kovadloff de APTN en Buenos Aires