Francia y España exhortaron el miércoles a sus socios de la eurozona a que apliquen rápidamente el plan de rescate para los bancos españoles, a fin de aliviar la preocupación de que el país pueda necesitar un rescate a toda la economía nacional.

En junio, los 17 países que usan el euro acordaron prestarle a España hasta 100.000 millones de euros (121.000 millones de dólares) para salvar a sus bancos, sobre los cuales pesa una carga de deudas incobrables tras el colapso de la llamada burbuja del ladrillo en 2008.

El acuerdo, sin embargo, sólo acrecentó las preocupaciones sobre el endeudamiento de todo el país, ya que el gobierno inicialmente tendrá que reembolsar esos préstamos si los bancos no pueden hacerlo.

En consecuencia, los inversionistas exigen rendimientos más altos de los bonos soberanos españoles, que el gobierno subasta para recaudar fondos.

Para resolver ese problema, los ministros de la eurozona acordaron dar los préstamos directamente a los bancos españoles, pero sólo después de que se cree un regulador de la banca de toda Europa. Eso podría tomar meses, incluso años. Francia y España dijeron el miércoles que se deben acelerar las gestiones para que el organismo quede completado antes del final del año.

"La pronta implementación de este programa de asistencia financiera es esencial para restaurar la confianza y las condiciones para el crecimiento", dijeron el ministro de Economía y Competitividad de España, Luis de Guindos, y el ministro de Economía y Finanzas de Francia, Pierre Moscovici, en un comunicado conjunto emitido después de reunirse en París.

"Confiamos plenamente en que ello será una contribución esencial a que España vuelva al camino del crecimiento sostenible", agregaron.

Los ministros dijeron que no creen que los costos de endeudamiento de España, que esta semana tocaron un récord en la era del euro, reflejen la verdadera situación financiera del país.

"Consideramos que el nivel actual de los tipos de interés que prevalecen en los mercados de deuda soberana no refleja los fundamentales de la economía española, su potencial de crecimiento y la sostenibilidad de su deuda pública", agregaron en su texto.

Ambos funcionarios dijeron confiar en que las tasas volverán a bajar una vez que los inversionistas se aseguren de que los bancos españoles reciban el apoyo que necesitan.

En los mercados, sin embargo, España seguía bajo una presión financiera intensa el miércoles.

El rendimiento del bono español a 10 años, de referencia, subió 0,11 de punto porcentual a 7,65% en la primera hora de intercambio, pero por la tarde retrocedió una vez que se difundió el comunicado y cerró en 7,37%.

Se considera que una tasa que supere el 7% es insostenible a largo plazo y España la ha estado sufriendo desde hace varias semanas. En caso de que Madrid concluya que seguirá siendo demasiado caro recaudar dinero de los mercados de bonos a estas tasas, tendría que pedir un rescate internacional, como los que solicitaron Grecia, Irlanda y Portugal.

España ha negado que sus finanzas públicas necesiten un rescate, pero muchos inversionistas creen que sólo es cuestión de tiempo para que esto ocurra.

El índice bursátil de referencia de la bolsa española, el Ibex 35, cerró con un avance del 0,8%, con lo que recuperó apenas una fracción de las fuertes pérdidas de los últimos tres días.

La economía española se encuentra en su segunda recesión en tres años, principalmente debido al colapso de la burbuja inmobiliaria en 2008, sector que alimentó al resto de la economía durante más de una década. No se espera que la economía crezca de nuevo antes de 2014 y el desempleo es muy fuerte, de alrededor del 25%.

Mientras tanto, dos regiones — Valencia y Murcia — han dicho desde el viernes que tomarán dinero de una línea de crédito de emergencia del gobierno central. La línea tiene unos 18.000 millones de euros y fue creada recientemente para atender a las regiones con problemas de liquidez. Se espera que otros gobiernos sigan el ejemplo.

___

La periodista de The Associated Press Sarah DiLorenzo en París colaboró para este despacho.