El beneficio neto de Telefónica en Brasil alcanzó los 2.042,1 millones de reales (unos 1.000 millones de dólares) en el primer semestre del año, un 10,4 por ciento menos que los 2.277,9 millones de reales registrados en el mismo periodo del año pasado, informó hoy el grupo de telecomunicaciones.

De acuerdo con un comunicado de la compañía a sus accionistas, el resultado bruto de explotación (ebitda) del grupo fue de 5.940,2 millones de reales (uno 2.911 millones de dólares) en el periodo de referencia, dato que implica un aumento del 0,6 por ciento frente al primer semestre de 2011.

La empresa aclaró que las cifras del primer semestre de 2011 se refieren a los resultados combinados, es decir a la suma de los beneficios de la operadora de telefonía fija Telesp y de la operadora de telefonía móvil Vivo.

La integración de esas dos empresas en Telefónica Brasil se consolidó en abril de 2011 luego de que el grupo español adquiriese el control de Vivo, operadora que antes compartía con Portugal Telecom.

Las inversiones efectuadas por la compañía entre enero y junio de este año se situaron en los 2.308,1 millones de reales (unos 1.131 millones de dólares), un 9,9 por ciento menos.

En el segundo trimestre del año, la firma registró una ganancia neta de 1.085,5 millones de reales (unos 531 millones de dólares), cifra que implica un retroceso del 5,6 por ciento respecto al mismo periodo de 2011 y un repunte del 13,5 por ciento si se compara con los tres meses inmediatamente anteriores.

La compañía atribuyó la reducción del resultado trimestral a un aumento de los impuestos y los gastos financieros, además del incremento de las depreciaciones derivadas del crecimiento del activo inmovilizado en el periodo.

El ebitda se situó en los 3.092,9 millones de reales en el segundo trimestre (unos 1.515 millones de dólares), un 1,0 por ciento más que en el mismo período de 2011.

Los ingresos netos totales de la compañía alcanzaron los 8.243,5 millones de reales (unos 4.032 millones de dólares) entre abril y junio, lo que representa un descenso del 0,2 por ciento comparado con el mismo periodo del año anterior.

La empresa acumulaba a finales de junio 90,9 millones de clientes en Brasil, de los que el 75,7 millones eran de telefonía móvil, dato que supone un aumento del 18,2 por ciento frente al mismo mes del año pasado.

Un total de 15,1 millones de clientes corresponden al segmento de telefonía fija, internet por banda ancha y TV por suscripción.

El presidente de la compañía, Antonio Carlos Valente, aseguró que la consolidación del liderazgo de la compañía en el segmento pos-pago como uno de los aspectos a celebrar de los resultados de la firma, además de la calidad.

"El amplio portafolio ofrecido aliado a nuestra calidad aumentan el atractivo y contribuyen a la captura de nuevos clientes en los más diversos servicios", dijo el director general de la firma, Paulo Cesar Teixeira.