El Gobierno de EE.UU. denunció hoy que el régimen sirio usa aviones y tanques contra la población civil en la ciudad de Alepo, lo que a su juicio es un nuevo ejemplo de la "depravación" del presidente Bachar Al Asad.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo a los periodistas a bordo del Air Force One que hay "un asalto en curso" contra la población civil en Alepo, la segunda ciudad siria y centro económico del país.

El Gobierno de EE.UU. tiene "informes creíbles" de que el régimen está usando no solamente helicópteros, sino también aviones y tanques "para cometer actos de violencia atroz contra la población y los civiles desarmados", indicó Carney.

Más de 80 personas murieron hoy en Siria, según los grupos opositores, que denunciaron intensos bombardeos, en especial en Alepo, donde se registraron también combates entre el ejército y los rebeldes.

Solo en Alepo murieron entre 16 y 20 personas, dependiendo de las fuentes, en bombardeos a los barrios de Al Sukari, Salahedín, Al Sajur, Al Bab y Bustan al Qasr, donde las tropas del régimen abrieron fuego desde helicópteros.

Esta nueva jornada de violencia coincide con la visita a Damasco del jefe de los cascos azules, Hervé Ladsous, y del nuevo responsable de los observadores de la ONU, Babacar Gaye, que inspeccionan la situación sobre el terreno.

"Cuanto más tiempo permanezca Asad en el poder, más mortal será la situación en Siria", subrayó hoy Carney, que puso a Alepo como ejemplo de las "medidas extremas" que está tomando el régimen para "matar a su propio pueblo".

El portavoz del presidente Barack Obama también reiteró que el Gobierno estadounidense continúa preocupado por el arsenal químico que posee Siria y que cualquier uso de esas armas sería "inaceptable".