La compañía Delta Airlines, la segunda mayor de EE.UU., anunció hoy que en el primer semestre del año perdió 44 millones de dólares, el 63 % menos que el mismo periodo del ejercicio anterior.

La aerolínea, que tiene su sede en Atlanta (Georgia), registró entre enero y junio una pérdida neta por acción de 5 centavos frente a los 24 centavos que retrocedió en el primer semestre de 2011, cuando las bajas ascendieron a 120 millones.

La facturación de Delta en los primeros seis meses del año fue de 18.145 millones de dólares, el 7 % más que en el mismo periodo del año anterior, cuando los ingresos ascendieron a 16.900 millones de dólares.

En cuanto a los resultados trimestrales, en los que más se fijaban los analistas en EE.UU., obtuvo unas pérdidas de 168 millones de dólares (-20 centavos por acción), frente a las ganancias de 198 millones de dólares (23 centavos) de los mismos tres meses de 2011.

La facturación de la compañía aérea en el segundo trimestre del año fue de 9.732 millones de dólares, lo que supone un incremento del 6 % respecto a los 9.153 millones de dólares que ingresó entre abril y junio del año pasado.

"Esperamos tener un sólido beneficio en el próximo trimestre con un margen operativo de entre el 10 y el 12 % a medida que recogemos los frutos de nuestra inversiones en el lado operativo de los clientes", indicó el consejero delegado, Richard Anderson.

El máximo responsable de la compañía añadió que Delta ha dado pasos importantes para lograr cambios estructurales en el lado de los costes con iniciativas como la reestructuración de la flota doméstica y la refinería.

La aerolínea estadounidense detalló que sus ingresos por pasajero aumentaron el 7 % entre abril y junio, y los relacionados con el transporte de mercancías bajaron el 1 %, mientras que espera que los precios del combustible bajen en el segundo semestre del año.

Delta anunció el pasado 30 de abril la compra de una refinería por 150 millones de dólares que espera que esté operativa a pleno rendimiento en el último trimestre del año y con la que planea ahorrarse más de 300 millones de dólares anuales en combustible.

Los resultados superaron las expectativas de los analistas y hacia el ecuador de la sesión sus títulos subían el 4,93 % en la Bolsa de Nueva York, donde se han revalorizado el 20,52 % desde que comenzó el año.