Japón informó el miércoles el mayor déficit de su balanza comercial en un semestre al haberse debilitado el nivel de exportaciones e incrementado las importaciones de combustible para mantener la generación energética mientras la mayoría de sus reactores nucleares continuaban inactivos después de la crisis atómica del año pasado.

El ministerio de Finanzas anunció el miércoles un déficit comercial de 2,9 billones de yenes (37.400 millones de dólares) correspondiente al primer semestre que concluyó el 30 de junio. El déficit se triplicó con respecto al mismo período del año pasado. Las exportaciones del primer semestre cayeron 25% en comparación con el año pasado mientras que las importaciones aumentaron 13,1%.

El más reciente déficit comercial es el mayor desde que Japón comenzó a registrar esa información en 1979.

Hasta el presente mes, los 50 reactores nucleares del Japón estaban inactivos a raíz de la crisis nuclear provocada por un terremoto y un maremoto de marzo del 2011. Dos reactores han vuelto a funcionar pero el país aún debe valerse de más petróleo y gas para suministra electricidad.