Un grupo afiliado a al-Qaida en Irak se atribuyó la responsabilidad por la ola de ataques del lunes que dejaron 115 muertos y cientos de heridos en varios puntos del país.

En una declaración publicada el miércoles en un cibersitio de milicianos, el Estado Islámico de Irak dijo que la "bendita incursión" señaló el comienzo de una campaña llamada "Derribando los muros", que anunció la semana pasada el líder de la insurgencia local, Abu Bakr al-Baghdadi.

Al-Baghdadi dijo que el objetivo de su grupo es reconstruir las alianzas tribales para reaparecer en las áreas suníes de las que se replegó en 2007-2008.

Los ataques, dirigidos mayormente contra las fuerzas de seguridad, dejaron el mayor número de muertos en Irak desde el 10 de mayo del 2010, cuando una serie de ataques en la nación provocaron la muerte de al menos 119 personas.