El parador en corto Mike Avilés surgió como el jugador decisivo en defensa y bateo oportuno que permitió a los Medias Rojas de Boston vencer 2-1 a los Vigilantes de Texas.

Avilés pegó sencillo remolcador en el noveno episodio y fue el que decidió el triunfo de los Medias Rojas, que rompieron racha de cuatro derrotas consecutivas.

Avilés conectó sencillo hacia el jardín izquierdo con el que remolcó al guardabosques Daniel Nava a la caja registradora para darle la victoria a los Medias Rojas.

El triunfo se lo acreditó el relevo nicaragüense Vicente Padilla (4-0) en labor de un episodio, permitió un imparable y retiró a dos por la vía del ponche.

Padilla controló a cinco enemigos que enfrentó con 22 lanzamientos, 16 perfectos.

La derrota fue para el cerrador Joe Nathan (1-3), que en un episodio, permitió un imparable, una carrera, dio dos pasaportes y retiró a uno por ponche.