Los peloteros venezolanos Aníbal Sánchez y Omar Infante entraron por primera vez a la casa club de los Tigres de Detroit la tarde del martes.

La atmósfera fue festiva mientras recibían saludos de mano y abrazos de sus nuevos compañeros de equipo aproximadamente tres horas antes del juego de Detroit contra los Indios.

Sánchez e Infante fueron adquiridos de Miami el lunes en una negociación que fortalecerá aún más a un equipo que parecer estar cerca de tomar el control de la División Central de la Liga Americana. Sánchez, un pitcher derecho, agregará profundidad a la rotación de abridores, mientras que Infante podría ser la solución los problemas de Detroit durante toda la temporada en la segunda base.

Los Tigres, quienes han ganado cinco juegos consecutivos y 13 de sus últimos 15, superan a Chicago por un juego y al tercer lugar Cleveland por cuatro en su división.