El virtual candidato republicano a la Presidencia de EE.UU., Mitt Romney, prevé atacar hoy la política exterior del mandatario Barack Obama y los posibles recortes presupuestarios del Pentágono, durante un foro con veteranos de guerra en Reno (Nevada).

Según extractos del discurso de hoy ante la 113 convención del grupo de Veteranos de Guerras Extranjeras (VFW, por su sigla en inglés), adelantados a la prensa por su campaña, Romney acusará a Obama de falta de visión y liderazgo.

"Si no tenemos la fortaleza o visión para liderar, entonces otros poderes tomarán nuestro lugar, empujando a la historia en un rumbo muy distinto. Un mundo justo y en paz depende de un EE.UU. fuerte y seguro de sí mismo, y les prometo que si me convierto en comandante en jefe, EE.UU. cumplirá con su obligación y su destino", asegura Romney, como parte de su ofensiva contra Obama.

Romney se presentará ante la VFW un día después que lo hiciera Obama, en un discurso en el que culpó a los congresistas republicanos por el punto muerto en torno a cómo evitar los recortes masivos a partir de enero próximo.

En su discurso, Romney critica los recortes adicionales de 500.000 millones de dólares al Pentágono, previstos a partir de enero próximo si el Congreso no logra un acuerdo para impedirlos.

Esos recortes son parte de un total de 1,2 billones de dólares acordados en agosto de 2011 entre el Congreso y la Casa Blanca como parte de las negociaciones para elevar el techo de la deuda nacional.

Según Romney, esos recortes "reducirán nuestra capacidad de hacer frente a las amenazas e impedirlas" y, a su juicio, no tienen una "base lógica".

"La estrategia no es lo que está impulsando los recortes masivos de defensa del presidente Obama. De hecho, su propio secretario de Defensa ha advertido de que esas reducciones serán devastadoras, y tiene razón", insiste Romney.

"Estos recortes sólo debilitarían un sistema de beneficios para veteranos ya estirado y nuestro compromiso solemne de que todo veterano reciba un cuidado sin par. No permitiré que eso ocurra", promete Romney.

El exgobernador de Massachusetts también critica las recientes filtraciones de datos secretos que, aseguró, ponen en peligro a los miembros de las Fuerzas Armadas.

Entre los datos filtrados a la prensa se incluyen detalles relacionados con el ataque que dio con la muerte del cabecilla de Al Qaeda, Osama bin Laden, en mayo de 2011.

El lunes, durante un foro del Consejo de Asuntos Mundiales, la presidenta del Comité de Inteligencia del Senado, la demócrata Dianne Feinstein, sugirió que la Casa Blanca es parcialmente responsable de algunas de esas filtraciones.

Aunque la legisladora demócrata de California no cree que esas filtraciones no han provenido del presidente Obama, sí considera que algunas proceden de miembros de la Casa Blanca, aunque no ofreció detalles.

Romney citó algunos de los comentarios de Feinstein para señalar que esa conducta es "deleznable" y supone una "crisis de seguridad nacional".

"Es algo que traiciona nuestro interés nacional, y compromete a nuestros hombres y mujeres sobre el terreno. Merece una plena y pronta investigación, con explicaciones y consecuencias", subraya Romney.

"Cuando se trata del uso político de información sobre seguridad nacional de alta sensibilidad, no es aceptable decir que 'informaremos sobre los resultados después de las elecciones'", señala Romney en el discurso, haciéndose eco de las acusaciones de la oposición sobre las filtraciones.

Tanto Obama como Romney cortejan activamente el voto de los veteranos de guerra, un bloque electoral que en 2008 conformó el 15 % del electorado y este año será clave en estados como Virginia, Colorado, Florida, Carolina del Norte y Ohio.

Su presentación ante la VFW, una de las organizaciones de veteranos más importantes y más antiguas de EE.UU., se produce en unos momentos en que los veteranos de guerra de los conflictos en Irak y Afganistán afrontan una tasa de desempleo de 9,5 %, por encima del 8,% de la tasa nacional, según cifras del Departamento de Trabajo.

La creación de empleos y los posibles recortes adicionales a los beneficios de los veteranos figuran entre las principales preocupaciones de la VFW y de los veteranos en general, según encuestas.