Las pandillas están vinculadas con el asesinato de cinco estudiantes salvadoreños, cuyos cadáveres fueron identificados el lunes tras haber desaparecido hace más de un mes, afirmó hoy el ministro de Seguridad, David Munguía.

"Este crimen está relacionado con las pandillas", declaró el funcionario a los periodistas, aunque no dio detalles para, según dijo, no entorpecer las investigaciones.

Munguía agregó que "estos jóvenes tenían una relación con las pandillas", pero insistió en que por ahora no se puede "revelar esa relación ni hasta dónde llegaba".

La Policía tiene indicios de que al menos dos de las víctimas tenían relación directa con pandillas, según la prensa local.

El múltiple crimen se produjo en medio de la "tregua" que las dos principales pandillas salvadoreñas, la Mara Salvatrucha (MS) y la Barrio 18, mantienen desde marzo pasado y que ha permitido disminuir los asesinatos en el país, según las autoridades.

Los cadáveres de los estudiantes fueron sepultados entre ayer y hoy después de que el Instituto de Medicina Legal (IML) confirmara su identificación mediante pruebas de ADN.

Los cinco cadáveres fueron encontrados la semana pasada en una fosa común cercana a Santa Tecla, cerca de San Salvador, de donde los estudiantes desaparecieron el 21 de junio pasado.

Según el director del IML, José Miguel Fortín, los jóvenes, entre 15 y 19 años de edad, fueron asesinados "con arma blanca", sufrieron heridas en "las caras y cuellos" e incluso presentaban en los brazos "heridas de defensa, que es cuando una persona se defiende".

Los jóvenes, dos de ellos hermanos, tenían "entre 20 y 30 días" de haber sido asesinados, añadió Fortín.

Como parte de su "tregua", el 2 de mayo pasado la MS y la 18 anunciaron que dejarían "de pelear áreas territoriales en escuelas".

Por medio de la "tregua" la cifra de homicidios ha disminuido de 14 diarios a "cuatro", según ha dicho el presidente salvadoreño, Mauricio Funes.

El gobernante y sus funcionarios de Seguridad niegan que los homicidios estén siendo ocultados por los pandilleros bajo la modalidad de las desapariciones, como afirman varios sectores del país.

Según datos oficiales durante el primer semestre de este año se han registrado 1.562 homicidios, 552 menos que los 2.114 contabilizados durante el mismo período del año pasado.