El expresidente paraguayo Fernando Lugo "da por sentado" que el nuevo mandatario del país, Federico Franco, no será invitado a la Cumbre Iberoamericana de noviembre próximo en la ciudad española de Cádiz, aseguró a Efe el director de la ONG española Solidaridad con el Tercer Mundo (SOTERMUN-USO), Manuel Zaguirre.

El responsable de SOTERMUN-USO se entrevistó hoy con Lugo en su nueva sede de Asunción, donde dijo haber percibido un ambiente de "tristeza" aunque el ex gobernante estaba "con ganas, con impulso (...) y mucho más distendido que el presidente que ha sido martirizado durante cuatro años".

Lugo fue destituido el pasado 22 de junio en un juicio político del Parlamento, por mal desempeño en sus funciones.

La destitución ha supuesto el aislamiento regional del nuevo Ejecutivo, que asumió su vicepresidente Federico Franco, con la suspensión temporal de Paraguay en el Mercosur y la Unasur.

Según Zaguirre, un viejo conocido de Lugo, éste ha sido "clarísimo" en demandar "que no baje la presión política internacional" sobre el Ejecutivo de Franco y en que "no se tomen medidas (económicas) que traigan más sufrimiento al pueblo" paraguayo.

En ese sentido, explicó que el destituido presidente cuenta con que Franco no estará en Cádiz (sur de España), en la Cumbre Iberoamericana de los días 16 y 17 de noviembre.

Zaguirre apreció que Lugo aún tiene recorrido político, encabezando la lista para el Senado de una coalición progresista que logre tener un candidato "rocoso" para la Presidencia en las elecciones de abril de 2013, algo que admitió aún "no existe".

Lugo cuenta con el apoyo del minoritario e izquierdista Frente Guasú, que fue parte de la coalición de Gobierno con el Partido Liberal que permitió su triunfo electoral en 2008, y que tiene varios precandidatos presidenciales.

El director de SOTERMUN, que fue secretario general de la central sindical USO, se entrevistó en los últimos días con representantes de sindicatos y de ONG con las que la suya coopera en Paraguay, y participó en reuniones de la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur y de la central Unitaria de Trabajadores Auténtica.

El próximo miércoles, inaugurará una guardería para 150 niños en el Hospital Materno-Infantil San Pablo, de Asunción, un proyecto apoyado por la Comunidad de Madrid que ha supuesto una inversión de 800 millones de guaraníes (en torno a 150.000 euros).