El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy a las autoridades de Serbia y de Kosovo que hagan más esfuerzos para mejorar sus relaciones y colaborar en asuntos como la búsqueda de personas desaparecidas durante el conflicto armado de los años 90.

"Espero grandes esfuerzos hacia la normalización de las relaciones con Belgrado, a través del mismo compromiso de diálogo serio y sincero que he pedido a las autoridades serbias", declaró hoy Ban a la prensa a su llegada a Kosovo, procedente de Serbia.

"También solicito a todas las partes que intensifiquen sus esfuerzos para resolver el asunto de las personas desaparecidas. Este es un tema esencial de derechos humanos, clave para la reconciliación y el respeto muto", declaró.

El secretario general de la ONU manifestó su preocupación por la tensión étnica en el norte de la exprovincia serbia, donde se concentra la mayoría de la población serbokosovar, aún fiel a Belgrado y que rechaza la autoridad de Pristina.

Ban pidió que se respete la opinión de las comunidades afectadas y que se escuchen sus opiniones y se reconozcan sus derechos y necesidades.

El alto funcionario de Naciones Unidas se reunió en el mismo aeropuerto con el presidente de Kosovo, Atifete Jahjaga, y con el primer ministro, Hashim Thaci.

Ban tiene previsto visitar la ciudad de Prizren y el monasterio serbio ortodoxo de Decani, antes de partir hoy mismo hacia Macedonia, dentro de su gira por los Balcanes.