México izó el martes su bandera en la Villa Olímpica de Londres y su jefe de misión expresó que la delegación acude a las competencias con ambiciones de hacerse notar en el cuadro de medallas.

"México tiene grandes posibilidades de dar satisfacciones al público y estoy seguro que así va a ser", dijo Jaime Cadaval a los periodistas tras el acto de izamiento del emblema nacional. "Hay mucha alegría en los atletas y mucha confianza en sí mismos".

Con una delegación conformada por más de un centenar de deportistas, México tiene como cartas a la taekwondoín María del Rosario Espinoza, medalla de oro hace cuatro años en Beijing; la clavadista Paola Espinosa, bronce en clavados sincronizados de plataforma; y la selección masculina de fútbol.

En su proyección previo a los Juegos, los dirigentes del olimpismo mexicano apuntaron a tener 20 finalistas, así como al menos igualar la cosecha de tres medallas obtenidas en Beijing.

Cadaval reiteró que los atletas mexicanos tiene la capacidad de cumplir con esos objetivos.

"Ha tomado muchas horas de (entrenamiento) para estar aquí. Esto no es producto de la casualidad. Son los mejores del país, que están entre los mejores del mundo", dijo Cadaval. "Se han preparado bien y a consciencia. Se les ha apoyado con todo lo que necesitan".

El compromiso del equipo por una actuación a tope se manifiesta en el hecho que casi todos los deportistas que tienen previsto competir el sábado declinaron participar del desfile en la ceremonia de inauguración el día previo.

"Van a quedarse ver la inauguración en los departamentos de la villa, ahí pueden estar relajados y concentrados en la participación del día siguiente", dijo Cadaval. "Esto habla muy bien del compromiso que se tiene".

La ceremonia se realizó en el atarceder de Londres. Con la música del grupo de rock Queen como banda sonora, hubo un elaborado acto artístico en el que intervinieron 50 payasos montados en bicicletas y tarimas móviles.

"Escuchar el himo nacional y ver nuestra bandera es un gran espéctaculo", dijo el clavadista Iván García.