El costado de la pista quedó atestado de escolares que agitaban banderitas de Jamaica y bailaban al compás de canciones de Bob Marley.

Bajo un sol calcinante, los niños querían ver al hombre más rápido del planeta.

Hasta este martes, Usain Bolt y el resto del equipo de atletismo de Jamaica se entrenó para los Juegos Olímpicos de Londres a puertas cerradas en una pista en la Universidad de Birmingham. Este era el día para poder ver de cerca al actual campeón olímpico en acción, aunque fuera estirándose.

Uno tras uno, los jamaiquinos pasaron al lado de los niños tras completar los entrenamientos, llevándose aplausos.

Bolt nunca apareció. Tampoco lo hizo Yohan Blake ni ninguno de los principales velocistas.

El momento cumbre se dio cuando Errol Nolan pasó cubierto por una bandera de Jamaica. Esto provocó aplausos fuertes, quizás porque los chicos creyeron que era Bolt.

Tras el evento, Don Quarrie, el director técnico del equipo y ex campeón olímpico, tuvo que responder por la ausencia de Bolt y las otras grandes figuras que se quedaron en casa.

"No entiendo por qué no vino", dijo Quarrie.

¿Y dónde estaba?

"Si sabe, díganmelo", dijo Quarrie. "Ignoro dónde se encuentra en este momento. Seguro que está entrenando".

La ausencia de Bolt de inmediato dio rienda suelta a las conjeturas. ¿Está lesionado? ¿Acaso enfermo?

"Está al 101 por ciento", dijo Quarrie. "Está a punto".

Los jamaicanos ha pasado la última semana entrenándose en las instalaciones de una universidad que sacó la alfombra roja. El centro académico, incluso, contrató a un cocinero jamaicano para supervisar las comidas.

Como capitán del equipo masculino, Michael Frater se presentó al final de la sesión de casi dos horas y media y firmó autógrafos.

Por entrenar con Bolt y Blake, a Frater le pidieron un análisis sobre el duelo que prometen ambos.

Directo al grano: ¿Saldrá un nuevo campeón en Londres?

"Está difícil contestar eso", dijo Frater. "Tenemos un equipo formidable. Usain Bolt es un fenómeno. No apostaría en su contra".