Muy pocas reacciones de "échenle la culpa a Hollywood" han surgido tras la masacre de Colorado, tan comunes cuando la gente lucha por entender un acto violento incomprensible.

Muchos concuerdan en que no se puede responsabilizar al séptimo arte por el tiroteo que dejó 12 muertos y 58 heridos en una atestada función de estreno de medianoche de "The Dark Knight Rises" ("El Caballero de la Noche asciende"). El presunto agresor, James Holmes, de 24 años, compareció el lunes en la corte por primera vez desde el sangriento ataque de la madrugada del viernes, con el cabello teñido de un tono naranja digno de un libro de historietas. Las autoridades dicen que podría tomar meses determinar un móvil.

Aún así, la industria del cine parece reconocer la posibilidad de que la vigilen de manera más estrecha, con una actitud que, si bien no carece de sensibilidad, parece algo defensiva.

Warner Bros., el estudio que lanzó la muy esperada entrega final de la trilogía de Christopher Nolan sobre Batman, retiró rápidamente un avance de su próximo filme "Gangster Squad", que se exhibía en las salas de cine antes de "The Dark Knight Rises". La promoción de la historia ubicada en los años 40 — con un reparto estelar que incluye a Sean Penn, Ryan Gosling, Josh Brolin y Emma Stone — incluye una escena culminante en la que mafiosos disparan armas automáticas hacia el público de un cine desde detrás de la pantalla.

Ahora bien, ¿qué harán con esa escena antes del estreno, previsto para el 7 de septiembre? ¿Recortarla para hacerla menos brutal? ¿Eliminarla por completo? Warner Bros. no confirmó reportes de que la secuencia se cortará de la cinta y que se volverá a filmar una costosa escena para reemplazarla.

El estudio también canceló los estrenos de "The Dark Knight Rises" en París, Ciudad de México y Tokio y retrasó un día la publicación de sus ingresos de taquilla por respeto a las víctimas. Otros estudios siguieron el ejemplo. La película recaudó 160,9 millones de dólares el fin de semana, el mejor estreno de una cinta en 2-D de la historia, y ligeramente por debajo de las expectativas luego de la masacre.

Y el lunes por la noche, Warner Bros. anunció que estaba haciendo una donación "importante" a las víctimas del tiroteo, pero no reveló el monto.

Encontrar el tono apropiado en adelante, especialmente cuando se trata de contenido violento, ha estado en las mentes de los líderes y actores de la industria desde el ataque.

Al preguntársele si Hollywood tenía alguna responsabilidad por la violencia en Colorado, el productor y cofundador de DreamWorks Studios David Geffen dijo: "No creo que eso sea verdad, para nada".

"Pienso que es una tragedia y culpar a la industria del cine es incorrecto e inapropiado", dijo Geffen el domingo en una reunión de la Asociación de Críticos de la Televisión en Beverly Hills.

Diane Lane dijo durante el mismo evento que duda que el contenido de "The Dark Knight Rises" haya servido de inspiración. Las grandes secuencias de acción de la cinta incluyen ataques organizados en una bolsa de valores y un estadio de fútbol americano, pero no se ve sangre por ningún lado.

"Creo que es sólo un escenario oportunista", opinó la actriz. "Le dejo a la gente sentada en salas con diagramas y cuadros tratar de correlacionar causa y efecto. Y creo que en retrospectiva es 20-20 y no estamos ni cerca de un a posteriori. Esta es aún una pintura fresca en el lienzo de nuestra cultura y todavía está por verse. Queda mucha sanación por delante".

El cantante y productor Will.i.am, en tanto, dijo el domingo antes de la ceremonia de los Teen Choice Awards que la responsabilidad por cualquier tipo de comportamiento negativo comienza en casa, con los padres más que con los medios.

"Si uno no educa a los niños para que tengan un equilibrio en sus vidas, allí es donde tenemos que mirar", expresó.

Varias películas recientes han mostrado este tipo de violencia masiva con sensibilidad y representaciones compasivas de las familias de los sospechosos que intentan lidiar luego con las consecuencias.

"We Need to Talk About Kevin" de 2011, protagonizada por Tilda Swinton como la madre de un adolescente atormentado que perpetra actos de vandalismo mortífero, trata de ayudarnos a entender la naturaleza de un siciópata así como la lucha de sus padres con un niño difícil.

También del año pasado, "Beautiful Boy" sigue a una pareja casada (Michael Sheen y Maria Bello) al borde de la separación, cuyo matrimonio colapsa por completo cuando su hijo de 18 años perpetra una masacre en su universidad para luego suicidarse. Y la artística y cautivadora "Elephant" de Gus Van Sant, de 2003, sigue las vidas de varios estudiantes ordinarios de secundaria que están a punto de convertirse en blanco de una masacre estilo la de Columbine.

Vincent Grashaw, quien produjo y desempeñó un papel de reparto en el intenso y gráfico drama del año pasado "Bellflower", dice que comprende la necesidad de encontrar respuestas a una tragedia como esta. Pero no tiene planes de atenuar la violencia mientras se prepara a dirigir su ópera prima, "Coldwater", sobre un adolescente que lucha por sobrevivir en un salvaje centro de detención juvenil.

"Como cineasta, cuando oigo a alguien preguntar, '¿Debería Hollywood bajar el tono de violencia en el cine?', todo lo que puedo hacer es menear la cabeza ante esta inquisición generalizada porque es un blanco fácil y obvio", dijo Grashaw. "Después de producir una película bastante violenta y de haber visto el efecto que tuvo sobre muchos, me entristecería si alguien adoptara ese criterio".

___

Las corresponsales de AP Lynn Elber y Marcela Isaza contribuyeron con este reporte.