Un sindicato canceló el miércoles el emplazamiento a huelga que había anunciado el personal de inmigración en el aeropuerto londinense de Heathrow, lo que representaría un alivio para los funcionarios gubernamentales, quienes temían que el paro derivara en un caos previo a los Juegos Olímpicos.

Los planes de generación de empleo, definidos por el gobierno, dieron algunos pasos para mitigar el descontento sindical por temas salariales y de plazas laborales, dijo Mark Serwotka, del Sindicato de Servicios Públicos y Comerciales.

"Estamos complacidos. Hemos alcanzado progresos", dijo Serwotka. "Es por eso que hemos tomado esta decisión".

El paro de 24 horas estaba previsto para el jueves, un día antes de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos.

La oficina británica del Interior elogió el miércoles la decisión de no realizar la huelga.