Gregorio Peces Barba, expresidente del Congreso de los Diputados y considerado uno de los "padres" que gestaron la Constitución española de 1978 que culminó la transición democrática, falleció hoy a los 74 años, informaron a Efe fuentes de su familia.

Peces Barba murió en un hospital de la ciudad de Oviedo, en el norte de España, en el que estaba ingresado desde el pasado 16 de julio debido a una insuficiencia renal complicada con otra cardíaca.

Abogado y catedrático de Derecho Natural y Filosofía del Derecho, fue una destacada figura de la transición española.

Tras la primera victoria electoral del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), ocupó la presidencia del Congreso de los Diputados, la cámara baja del parlamento.

En su trayectoria destaca también el papel que jugó en la creación y el desarrollo de la Universidad Carlos III, en la zona sur de Madrid.

Ejerció como abogado desde 1962 y durante la dictadura del general Francisco Franco fue defensor en numerosos juicios ante el Tribunal de Orden Público y en diversos consejos de guerra, entre ellos el proceso de Burgos de 1970, en el que defendió a Víctor Aranda, acusado de ser miembro de ETA.

De formación demócrata-cristiana, perteneció al grupo Izquierda Democrática y en 1972, tras ser detenido y suspendido de la abogacía durante tres meses, se afilió al PSOE.

En las primeras elecciones democráticas, celebradas en España en 1977, fue elegido diputado y nombrado secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, al que representó en la ponencia encargada de estudiar el anteproyecto de la Constitución.

Sin embargo, el 7 de marzo de 1978 se retiró de esta ponencia en cumplimiento de las instrucciones de su partido, aunque firmó el anteproyecto definitivo de la Carta Magna con la precisión de que su firma no presuponía el consenso del PSOE.

Alineado con las tesis de Felipe González en el Congreso Extraordinario del PSOE que eliminó en 1979 el marxismo de la definición ideológica del partido, tras el triunfo socialista en los comicios de octubre de 1982, fue elegido presidente del Congreso de los Diputados por 338 votos a favor, ocho en blanco y ninguno en contra.

En junio de 1986 cesó en ese cargo y desde entonces centró su actividad sobre todo en el mundo universitario, en el que en 1990, inició una larga etapa profesional como rector de la Universidad Carlos III, que se prolongó hasta abril de 2007.

El expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero le incluyó en su comité de asesores para las elecciones de 2004 y, unos meses después de su victoria, le nombró Alto Comisionado para la Atención a las Víctimas del Terrorismo, cargo del que dimitió en septiembre de 2006 para concentrarse de nuevo en la docencia.

El presidente actual del Congreso, Jesús Posada, del gobernante Partido Popular (PP, centroderecha) afirmó hoy que la muerte de Gregorio Peces-Barba "es un gran golpe para todos" y recordó que dirigió la cámara baja con "mano maestra" en una etapa difícil de España.