El ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel García-Margallo, prometió hoy la ayuda de su país para destrabar las conversaciones sobre un posible acuerdo comercial entre la Unión Europea y Ecuador, tras un encuentro con su omólogo del país andino, Ricardo Patiño.

"Haremos todo lo posible para que pronto un acuerdo entre la Unión Europea y Ecuador sea una realidad", dijo García-Margallo en una rueda de prensa con Patiño, en la que definió a España como "el embajador más fiel que puede tener Ecuador en estas negociaciones".

El canciller ecuatoriano reconoció que las conversaciones "no han avanzado lo suficiente" y que el diálogo a nivel técnico se encuentra "en una cierta parálisis".

Por ello pidió a España "que se convierta en un puente de comunicación con los funcionarios españoles que tienen a su cargo la posible negociación de un acuerdo comercial", de forma que con su ayuda se pueda superar "el escollo".

Según la cancillería, las divergencias se centran en los servicios, la propiedad intelectual y compras públicas, capítulo en el que Bruselas quiere que las empresas europeas tengan un mayor acceso a las licitaciones estatales.

El Gobierno ecuatoriano ha indicado que las peticiones europeas se contraponen con su política de fomento de la producción nacional y con la normativa interna.

Europa es el destino más importante para las exportaciones no petroleras de Ecuador, cuyos gremios empresariales han alertado de que el país sufrirá pérdidas millonarias si no firma un acuerdo comercial con Bruselas, como han hecho Perú y Colombia.

En el encuentro de hoy, los dos ministros trataron también la situación de los ecuatorianos que afrontan desahucios en España por no poder pagar las hipotecas de sus viviendas. Patiño dijo que los consulados ecuatorianos seguirán dándoles asistencia legal.

En el primer trimestre del año, los juzgados españoles procesaron 18.424 expedientes de desahucio, una cifra récord, según informaron hoy en Madrid las autoridades judiciales, y los ecuatorianos son los extranjeros más afectados.

Según la Coordinadora Nacional de Ecuatorianos en España (CONADEE), sólo en Madrid existen entre 60.000 y 80.000 ecuatorianos al borde del desahucio.

Los ministros indicaron que estudiarán la posibilidad de negociar un convenio de salud entre ambos países para paliar las dificultades que pueden afectar a algunos ecuatorianos tras los recortes en las prestaciones sanitarias decretados por el Gobierno español por la crisis económica.

García-Margallo enfatizó que en todo caso "ningún ciudadano ecuatoriano, incluso los que estén en una situación irregular, quedará sin asistencia sanitaria básica".

El ministro llegó hoy a Quito procedente de Lima, donde se reunió con su homólogo, Rafael Roncagliolo, y con el mandatario peruano, Ollanta Humala.

Con su visita a ambos países espera potenciar la presencia de compañías españolas. En la rueda de prensa afirmó que las empresas de su país "se sienten bien recibidas en Ecuador" y dijo esperar que eso "no sea más que el principio de la venida de más empresas, particularmente pequeñas y medianas".

Durante el encuentro, Patiño también le explicó la decisión de Ecuador de que los programas de desarrollo de la cooperación internacional se "redireccionen" a proyectos de capacitación y de ciencia, algo con lo que García-Margallo dijo estar de acuerdo.

España tiene previsto disminuir la ayuda que destina a Ecuador, actualmente 23 millones de dólares al año, aunque no ha definido aún la cifra final, como resultado de la reducción del 70% de los fondos para ese fin a nivel mundial anunciada por el Gobierno.

El miércoles, García-Margallo mantendrá un desayuno con empresarios españoles, visitará la Iglesia de San Francisco, restaurada con ayuda española, y la Iglesia de la Compañía de Jesús, que son dos de los tesoros históricos del casco antiguo de Quito.

Posteriormente, almorzará con algunas personalidades locales y por la tarde volverá a Madrid.