Unas 2.600 enfermeras auxiliares de Honduras, en paro desde hace 29 días, suspendieron hoy su protesta a nivel nacional tras lograr un acuerdo con las autoridades sanitarias, informaron fuentes oficiales.

El obispo auxiliar de San Pedro Sula (norte), Rómulo Emiliani, quien participó como mediador entre las enfermeras y las autoridades de la Secretaría de Salud, dijo a periodistas que con la firma del acuerdo "finaliza el paro que tenía a todo el mundo sufriendo en el país".

En la negociación "hubo cordialidad, sinceridad y momentos difíciles, estoy agradecido por el acuerdo", agregó Emiliani, quien se trasladó a Tegucigalpa desde hace dos semanas para mediar en el conflicto, derivado de reclamos de conquistas sociales de las enfermeras.

El secretario general del Ministerio de Salud, Raúl Matamoros, dijo que las sanciones oficiales, de no pagar los días no trabajados a las enfermeras, lo que ellas rechazaban, "han sido suspendidas".

Matamoros detalló que en la negociación se acordó crear 100 plazas de enfermería y habilitar otras 145 que estaban congeladas por falta de presupuesto.

La demanda original de las manifestantes era la creación de 250 plazas de enfermería y el pago de algunos beneficios, que ascienden a unos 450 millones de lempiras (un poco más de 23 millones de dólares).

La presidenta de la Asociación Nacional de Enfermeras Auxiliares de Honduras (ANEAH), Yaneth Almendares, hizo un llamamiento a sus compañeras para que "levanten el movimiento".

"Ha finalizado el conflicto y estamos por enviar un comunicado sobre los acuerdos logrados, ya está todo bien, las peticiones fueron concluidas", dijo Almendares.

Agregó que terminarán la huelga pero aún queda pendiente de negociar el pago de algunos beneficios adquiridos.