El presidente de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, Ben Bernanke, abogó hoy por incidir en la educación infantil como un arma para aumentar las oportunidades de mejora de la economía.

"Cuando a las personas se les niegan oportunidades para alcanzar su máximo potencial, perjudica no sólo a las personas, por supuesto, también a la economía, que depende de tener una mano de obra cualificada y productiva", explicó Bernanke en un vídeo emitido en la Conferencia de la Fundación por la Defensa de la Infancia en Cincinnati (Ohio).

El presidente de la Fed insistió en que no hay "sustitutivo a la educación de calidad" como herramienta única para crear oportunidades y mejorar la calidad de vida.

"Los especialistas en desarrollo económico han identificado el nivel de instrucción, como una fuente clave de crecimiento económico y para el aumento de los ingresos en muchos países de todo el mundo", añadió.

Bernanke subrayó la necesidad de tener un acceso a una educación de calidad a edades muy tempranas, ya que las capacidades cognitivas están mucho más desarrolladas en la más temprana infancia.

"Los neurocientíficos señalan que si los primeros años de vida de un niño incluyen el apoyo para el desarrollo en familias y comunidades, tiene más probabilidades de tener éxito en la escuela y contribuir mejor a la sociedad cuando sea adulto", añadió.

Bernanke defendió que "económicamente hablando", los programas para la primera infancia son "una buena inversión" y especificó que ajustados a la inflación, las tasas anuales de rendimiento de los fondos dedicados a estos programas alcanzan un 10 por ciento o incluso más.

"Una parte de estas ganancias económicas es cosechada por los propios niños y sus familias, pero los estudios muestran que el resto de la sociedad goza de la mayor parte de los beneficios, lo que refleja las muchas contribuciones que los trabajadores cualificados y productivos hacen a la economía", agregó.