AT&T, la mayor operadora telefónica de Estados Unidos, anunció hoy una ganancia neta semestral de 7.486 millones de dólares, el 7 % más que de enero a junio de 2011, aunque sus ventas de teléfonos inteligentes o "smartphones" bajaron en el último trimestre.

De abril a junio, la telefónica de Dallas (Texas) se anotó un beneficio neto de 3.902 millones de dólares (0,66 dólares por título), el 8,7 % superiores a los del mismo periodo del último ejercicio en que alcanzaron 3.591 millones de dólares (0,6 dólares por acción) y también por encima de las expectativas de los analistas.

En cuanto a su facturación, la semestral creció el 1 % hasta 63.397 millones de dólares, mientras que la del segundo trimestre de este año fue de 31.575 millones de dólares, el 0,3 % superiores a las de abril a junio de 2011.

La operadora telefónica indicó que en el último trimestre tuvo un descenso en las activaciones de sus terminales inteligentes que llegaron a 5,2 millones de aparatos de ese tipo, frente a los 5,5 millones de la misma fecha de hace un año, lo que atribuyó a que los consumidores prolongan el periodo de tiempo tras el que cambian sus teléfonos.

Su presidente y consejero delegado, Randall Stephenson, expresó satisfacción por los resultados del último trimestre, al tiempo que resaltó que la firma es "líder en internet para móviles, con sólidas ganancias en teléfonos inteligente y tabletas".

La firma agregó que registró un aumento de sus suscriptores de internet móvil en 1,3 millones de nuevos clientes en el último trimestre, lo que eleva su clientela de ese segmento a 105,2 millones de consumidores.

En las operaciones electrónicas previas a la apertura de la bolsa de Nueva York, las acciones de AT&T subían en 0,14 % hasta 35,43 dólares por título, mientras que en lo que va de año se han revalorizado el 17 % y el 16,69 % en los últimos doce meses.