Más de 100 atletas fueron proscritos de los Juegos Olímpicos de Londres por infracciones de dopaje.

El presidente de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), John Fahey, anunció el martes los resultados del programa diseñado para realizar controles a los atletas sospechosos antes de su llegada a Londres.

En seis meses hasta mediados de junio, al menos 107 atletas fueron suspendidos por dopaje y quedaron descartados de los Juegos. Fahey admitió que quizás no todos se hubiesen clasificado para competir.

"Si esa hubiese sido su ambición, entonces me satisface decir que no están aquí en Londres", dijo Fahey en la asamblea general del COI.

Los controles se realizaron con una colaboración entre la AMA, las federaciones de los distintos deportes y los organizadores de Londres, indicó el dirigente. Además, prometió no bajar la guardia en la lucha contra el dopaje durante los Juegos, que se inauguran el viernes.

"Los atletas que se dopan deben saber que sus posibilidades de evadir la detección son las más pequeñas de la historia", indicó.

El COI planifica realizar más de 5.000 controles antidopaje durante el período olímpico, que comenzó cuando se inauguró la villa de atletas el 16 de julio.

Las primeras 300 pruebas arrojaron resultados negativos, dijo el martes el vocero del COI, Mark Adams.

Las muestras tomadas durante los Juegos son almacenadas durante ocho años para volver a analizarlas cuando surja nueva tecnología.

Las muestras de los Juegos de 2004 en Atenas fueron analizadas nuevamente y el COI identificó cinco posibles casos positivos, aunque no se espera que anuncie los resultados oficiales durante los Juegos de Londres, indicó Adams.