La Corte Suprema de Georgia (EE.UU.) suspendió hoy la ejecución este lunes de un hombre condenado por matar en la cárcel a otro preso para analizar una apelación de la defensa sobre si un reciente cambio en el tipo de inyección letal utilizada viola la ley estatal.

No obstante, el tribunal no aceptó revisar otra apelación de la defensa que pedía suspender la ejecución de Warren Hill, de 52 años, con el argumento de que es discapacitado mental, según informó el diario The Atlanta Journal-Constitution.

Hill está en el corredor de la muerte desde 1990 por haber matado a otro recluso en una prisión del suroeste de Georgia, donde pagaba una condena a cadena perpetua por el asesinato de su novia en 1985.

La suya era la primera ejecución programada en Georgia desde que el estado anunció la semana pasada el cambio de una combinación de tres medicamentos a una sola dosis letal del sedante pentobarbital en la inyección utilizada.

"Estoy profundamente agradecido de que la Corte Suprema haya accedido a suspender la ejecución", afirmó Brian Kammer, uno de los abogados de Hill.

Sin embargo, dijo estar decepcionado por el hecho de que el tribunal se negara a revisar la apelación de la defensa que asegura que Hill es discapacitado mental.

Según el estado de Georgia, la defensa no ha podido demostrar de manera concluyente que Hill tenga una discapacidad mental.

Georgia se convirtió en 1988 en el primer estado en prohibir la ejecución de deficientes mentales, mientras que en 2002 la Corte Suprema de Justicia declaró esa práctica inconstitucional y quedó así vetada en todo el país.