El presidente de EE.UU., Barack Obama, advirtió hoy al régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, que no cometa el "trágico error" de utilizar armas químicas porque, de lo contrario, tendrá que rendir cuentas ante la comunidad internacional.

"Continuaremos dejando en claro a Al Asad y a sus allegados que el mundo está vigilando y que tendrán que rendir cuentas ante la comunidad internacional y ante EE.UU. si cometen el trágico error de utilizar esas armas", dijo Obama durante un discurso ante un foro de veteranos de guerra en Reno (Nevada).

Obama lanzó esa advertencia ante la 113 convención anual del grupo Veteranos de Guerras Extranjeras (VFW, en inglés), una de las organizaciones de veteranos más grande y más antigua del país.

El mandatario estadounidense, no obstante, reiteró el apoyo del Gobierno de Washington al pueblo sirio para que tenga un "mejor futuro, libre del régimen" de Al Asad.

"Continuaremos trabajando con nuestros amigos y aliados y la oposición siria para el día en que el pueblo sirio tenga un gobierno que respeta sus derechos básicos a vivir en paz, con libertad y dignidad", prometió Obama.

Estados Unidos ha mantenido la presión sobre el régimen sirio, que amenazó hoy con recurrir a sus existencias de armas químicas frente a un posible ataque militar de Occidente, si bien ha dicho que no las usaría contra su propia población civil.

El domingo, el senador John McCain criticó lo que consideró como una falta de liderazgo por parte del Gobierno de Obama en torno a Siria, en unos momentos en que la situación en ese país se deteriora.

Preguntado al respecto, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, señaló hoy que si McCain sugería, por ejemplo, una intervención o invasión militar, el mandatario estadounidense "no cree que eso sea el rumbo correcto" para bregar con el régimen sirio.

"Estamos trabajando para aumentar las presiones contra el régimen de Asad a través de sanciones y el aislamiento internacional, y seguiremos haciéndolo", manifestó Carney a los periodistas que acompañan al presidente en su visita a Reno.

"Estamos trabajando para ayudar al pueblo sirio mediante ayuda humanitaria y a la oposición a través de asistencia no letal (militar). Continuaremos trabajando con nuestros socios para lograr una transición democrática que el pueblo sirio merece", afirmó.

En ese sentido, la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, insistió hoy en la postura de EE.UU. de que "cualquier uso posible de este tipo de armas sería completamente inaceptable".

"Hemos estado trabajando con todos nuestros aliados y socios para vigilar la situación (en Siria), para comparar información y enviar el mismo mensaje", enfatizó Nuland, aunque indicó que las autoridades de EE.UU. no han tenido un contacto directo con Siria al respecto.

Durante el discurso ante VFW, Obama enumeró las promesas electorales que hizo para fortalecer a las Fuerzas Armadas de EE.UU. y mejorar el bienestar de las familias militares, en unos momentos en que tanto él como su rival republicano, Mitt Romney, cortejan activamente el voto de los veteranos de guerra.