El ministro de Minas y Energía Mauricio Cárdenas descartó el lunes que ataques contra la infraestructura petrolera, como una reciente voladura de un tramo del segundo oleoducto del país, sea la causa de que Colombia aún no llegue a su meta de producir un millón de barriles de crudo al día.

En breve diálogo telefónico con la AP, consultado si los ataques a la tubería afectan el cumplimiento de la meta petrolera, respondió:

"No. Hay muchos factores que intervienen, pero esto (los ataques) no es el único de ellos. (Hay) factores como las licencias ambientales, (y) capacidad de transporte".

Un ataque con explosivos se produjo el sábado por la tarde en un tramo del oleoducto Caño Limón Coveñas en un sector el municipio de Cubará, en el departamento de Boyacá y a unos 340 kilómetros al noreste de Bogotá.

El ataque fue atribuido por las autoridades a las guerrillas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Ni el ministro ni Ecopetrol han dicho cuánto crudo se derramó por el ataque a la tubería, en un incidente que dejó sin agua a varias localidades de Arauca y Boyacá, ya que sus fuentes de abastecimiento provienen de ríos a los que cayó parte del crudo.

Tanto Ecopetrol como autoridades de Cubará indicaron que esperaban que se reanudará en breve el bombeo por la tubería de 780 kilómetros de extensión y que lleva en promedio 80.000 barriles de crudo cada día desde campos petroleros en el departamento de Arauca, vecino a Boyacá, hasta el puerto de Coveñas, sobre la costa del Caribe, en el norte del país.

Los ataques de grupos armados ilegales a la red de oleoductos colombianos viene en aumento: fueron 19 ataques de enero a junio del año pasado y repuntaron a 67 ataques en el mismo período del 2012, según datos del Ministerio de Defensa del mes pasado sobre distintos indicadores de seguridad.

En total, en el 2011 se presentaron 84 voladuras a tramos de oleoductos, comparado con los 31 ataques de todo el 2010, de acuerdo con el informe del Ministerio en su página de internet.

Colombia aspira producir un millón de barriles al día, mientras para junio pasado, últimos datos disponibles del ministerio, el bombeo fue de 934.000 barriles diarios.

El ministro Cárdenas ha dicho que para la exploración de nuevos pozos se requiere de las llamadas licencias ambientales o los permisos de las autoridades una vez que aprueban planes de las empresas locales o extranjeras para que cumplan requerimientos de protección al medio ambiente.

La red de transporte colombiana es de alrededor de 9.000 kilómetros entre oleoductos y poliductos, de acuerdo con Ecopetrol, propietaria del tubo Caño Limón-Coveñas, el segundo más grande del país después del Oleoducto Central (Ocensa), de 837 kilómetros de longitud.

La estadounidense Occidental es la que extrae el crudo del campo Caño Limón, que alimenta la tubería, y que se destina a la exportación.