Los intereses que penalizan la deuda de Portugal subieron hoy en sus plazos a cinco y diez años, después de más de un mes con tendencia sostenida a la baja.

Los títulos a diez años, los de referencia del mercado secundario, se negociaban hoy a la alza, en torno al 10,76 por ciento, frente al 10,53 registrado el viernes pasado.

También las obligaciones a cinco años rebasaron un dígito, al superar el 9,76 por ciento que exigían los inversores en la última sesión, y llegaron hoy al 10,17 por ciento.

En cambio, en el plazo a dos años, la deuda portuguesa se alivió y se vendió a un interés ligeramente menor que el registrado el viernes, al caer del 7,6 al 7,5 por ciento.

Los mercados habían relajado su presión sobre la deuda lusa en los últimos meses, incluso a contracorriente de las tendencias en el resto de países bajo el foco de los inversores.

Así, Portugal vio bajar a principios de junio los intereses a diez años por debajo de la barrera del once por ciento por primera vez en nueve meses.

Este alivio en la deuda portuguesa se ha visto interrumpido por los rumores de un posible abandono de las ayudas a Grecia, por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI) y una posible salida del país de la zona euro, así como la presión de los mercados de deuda sobre España e Italia.