Las autoridades sanitarias brasileñas informaron hoy de la muerte de otras 10 personas en el sur del país por gripe A, por lo que la cifra de fallecidos a causa de esa dolencia asciende a 133 este año.

Los nuevos fallecidos se registraron en los estados sureños de Río Grande do Sul y Paraná, regiones que comparten frontera con Argentina, Uruguay y Paraguay.

Hasta ahora en la región meridional de Brasil se han registrado 1.900 casos de la enfermedad, según la estatal Agencia Brasil.

Está previsto que el Ministerio de Salud envíe a fines de esta semana 400.000 dosis extraordinarias de la vacuna a Paraná con el objetivo de inmunizar a los niños de edades comprendidas entre los 2 y los cinco.

Ese grupo de menores no están incluidos en la categoría de riesgo a los que se distribuye de forma prioritaria la vacuna y que comprende a mujeres embarazadas, pacientes de enfermedades crónicas y bebés de seis meses a dos años.

El ministro de Salud, Alexandre Padilha, ha descartado el riesgo de una epidemia de gripe A en Brasil.