Un alto funcionario naval iraní dijo el lunes que las fuerzas de Teherán van a tener control pleno del estratégico Estrecho de Hormuz, pero no tienen planes para tratar de cerrar la ruta usada para el transporte de una quinta parte del crudo mundial.

Los comentarios del almirante Alí Reza Tangsiri, comandante en funciones de las fuerzas navales de la Guardia revolucionaria, parecen diseñados para reforzar los reclamos de Irán de dominio militar sobre el estrecho en momentos en que las fuerzas navales estadounidenses fortalecen su presencia en el Golfo Pérsico.

"Los enemigos dicen regularmente que Irán va a cerrar el Estrecho de Hormuz. Pero nosotros decimos que no es sabio cerrarlo mientras Irán está usándolo", dijo Tangsiri, de acuerdo con la agencia noticiosa oficial IRNA.

El almirante no dio detalles, pero sus declaraciones parecen apuntar a los esfuerzos iraníes para construir oleoductos hacia los mercados asiáticos y desarrollar otros puertos iraníes con acceso directo al Océano Índico.

El mensaje de Tangsiri es visto además como un esfuerzo para garantizar a los mercados mundiales que Irán — que era el segundo mayor productor de la OPEP antes de las sanciones — no va a interrumpir los suministros. Los precios del crudo han sido afectados por temores de que Irán pudiera bloquear el tráfico de tanqueros en represalia por el arreciamiento de las sanciones en su contra por su programa nuclear.

Irán ha emitido amenazas de cerrar el estrecho durante los últimos meses, pero no ha hecho intentos de bloquear el tráfico de buques petroleros. Las amenazas han aumentado este mes luego de un boicot del crudo iraní por la Unión Europea, que ha reducido severamente las ventas de petróleo por Teherán.

Occidente sospecha que Irán está tratando de producir un arma nuclear. Irán dice que solamente busca reactores para generar electricidad y para tratamiento médico.