El incendio que ha quemado más de 13.000 hectáreas en Gerona (noreste español), junto a la frontera francesa, se ha cobrado ya tres vidas y una veintena de heridos, y amenaza con extenderse debido a las condiciones meteorológicas adversas.

No obstante, las conexiones con Francia por tren y carretera, cortadas desde que se declarara ayer el siniestro, se restablecieron hoy en la principal vía rodada y en la línea de tren convencional, según informó el servicio de bomberos local.

Una veintena de medios aéreos se han incorporado ya o lo harán a lo largo de esta mañana para trabajar en las labores de extinción de estos incendios que afectan desde ayer a la comarca catalana del Alto Ampurdán, en Gerona, y que las autoridades catalanas atribuyen a "imprudencias manifiestas".

Varias personas que circulaban por la carretera N-260 salieron de sus automóviles al verse rodeadas por el fuego e intentaron huir por un acantilado; en algunos casos incluso se han lanzado al mar.

Este fue al parecer el caso de dos personas que fallecieron tras precipitarse al agua, un hombre de 60 años y su hija menor, de 15 años, mientras que otras dos se encuentran en estado muy grave, cinco más en estado grave y otras quince con heridas de diversa consideración.

Por otra parte, una persona de edad avanzada murió en la localidad de Llers debido a un ataque al corazón.

Según diversos testigos, se vivieron momentos de pánico cuando el fuego llegó hasta las puertas de algunas casas y masías.

Los bomberos trabajan en el flanco derecho del fuego y los mandos de la operación confirmaron que el tren entre la localidad fronteriza de Portbou y Barcelona reúne las condiciones de seguridad para el tránsito convencional, aunque el de alta velocidad (AVE) entre Figueras y el territorio francés se mantiene sin actividad.

Protección Civil levantó esta mañana la orden de confinamiento de los vecinos en los municipios del Alto Ampurdán, con la excepción de los 17 pueblos más cercanos a las áreas donde el fuego continúa activo.

El fuego continúa activo y las dotaciones terrestres concentran sus esfuerzos en el flanco derecho, ya que las previsiones meteorológicas apuntan a que mañana se producirá un cambio del viento, que giraría hacia el oeste, con lo que se podría ampliar el perímetro afectado en esta dirección.

Por lo que respecta a los desalojados, la Dirección General de Protección Civil informa de que los centros habilitados en Figueras acogen a 383 personas, mientras se preparan nuevos espacios.

Los problemas en el suministro eléctrico y telefónico se mantienen en toda la comarca, mientras las compañías responsables trabajan para restablecer el servicio.

Los agricultores de la zona afectada y alrededores han acudido a la llamada de las autoridades para labrar campos que ejerzan de cortafuegos.

El presidente de la Generalitat (Gobierno regional catalán), Artur Mas, apuntó hoy a "imprudencias manifiestas" como una probable causa del origen de los incendios

Como hipótesis del origen tanto del fuego iniciado en las zonas fronterizas de La Junquera y Portbou, el presidente regional catalán citó la acción "absolutamente imprudente" de conductores que han lanzado cigarrillos por la ventana de sus vehículos, ya que en ambos incendios las llamas han surgido a pie de carretera.