El Tesoro Público español intentará captar mañana martes entre 2.000 y 3.000 millones de euros en letras a tres y seis meses, en un momento en el que la prima de riesgo de España rebasó máximos históricos por encima de 640 puntos básicos.

Será la última emisión de deuda del Tesoro español este mes, en el que el rendimiento del bono español a diez años, cuyo diferencial con el alemán del mismo plazo mide el riesgo país, superó por primera vez el 7,5 %, considerado insostenible por los elevados costes que implica para la financiación de España.

Pese a que se trata de una emisión a corto plazo, una demanda muy floja o una escasa colocación podrían perjudicar a la imagen de España ante los inversores, que ya en las últimas emisiones de deuda la proporción entre la demanda y el importe finalmente adjudicado se ha ido reduciendo.

En la anterior subasta de letras a corto plazo a finales de junio, España colocó 3.077 millones de euros con un interés marginal del 2,5 % para las letras a tres meses y del 3,369 % para las de seis, los más altos para una emisión de estas características desde el pasado noviembre, cuando colocó deuda a estos plazos por encima del 5 %.

El calendario de emisiones de deuda de agosto se presenta menos complicado, ya que, como en agosto de 2011, el Tesoro español anunció su intención de no convocar la subasta de obligaciones prevista para el 16 de ese mes, pero sí las de bonos del día 2 y las de letras de los días 21 y 28.